ONU interrumpe su misión en Siria

La causa es 'la falta de voluntad por las partes implicadas'
ONU interrumpe su  misión en Siria
Opositores al régimen sirio protestaban ayer contra el presidente sirio Bachar Al Assad en Hamburgo, Alemania.
Foto: EFE

DAMASCO, Siria (EFE).- El jefe de la misión de observadores de la Organizacion de Naciones Unidas (ONU) en Siria, Robert Mood, anunció ayer la suspensión de sus operaciones por la intensificación de la violencia en los últimos 10 días, una decisión que será revisada a diario a partir de ahora.

El anuncio de Mood representa un nuevo revés al plan de paz del mediador internacional, Kofi Annan, quien ya reconoció la semana pasada que su iniciativa hasta el momento “no se ha cumplido”, aunque se resistió a darla por muerta.

Sin embargo, el deterioro de la seguridad constatado por la misión, que ha sufrido en los últimos días los ataques de grupos incontrolados contra sus patrullas y las trabas para entrar a ciertos lugares, ha llevado a la ONU a paralizar sus actividades hasta que se observe una mejora de la situación.

“Esta escalada (de la violencia) limita nuestra capacidad para observar, verificar e informar, así como para apoyar el diálogo local y los proyectos de estabilidad; básicamente impide nuestra capacidad de llevar a cabo nuestro mandato”, señaló en un comunicado el jefe de la Misión de Supervisión de la ONU para Siria (UNSMIS).

Según Mood, la responsable de la actual situación es “la falta de voluntad por las partes implicadas de buscar una transición pacífica”, por lo que el país ha caído en una espiral de violencia en la que “civiles inocentes, hombres, mujeres y niños están siendo asesinados cada día”.

Para el jefe de los más de 300 cascos azules en Siria, la actual situación “implica riesgos significativos” para los observadores, lo que ha llevado a que estos dejen de patrullar y restrinjan sus contactos con las partes implicadas.

Mood anunció también que la suspensión será revisada a diario y que las operaciones solo se reanudarán “cuando veamos que la situación es adecuada para proseguir las actividades del mandato”.

El comunicado reafirma que el objetivo de la misión es el “retorno a las operaciones normales” y que la UNSMIS “está comprometida con el pueblo de Siria”.

En una rápida reacción al anuncio de Mood, el Gobierno sirio dijo ayer que comprende la decisión de la ONU.

“Le hemos dicho al general Mood que entendemos la decisión que se ha tomado, en particular en lo referente a salvaguardar la seguridad de los observadores”, señaló el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Para Damasco, “los grupos terroristas han aumentado sus actos criminales y han multiplicado sus acciones contra los observadores de forma que amenazan sus vidas desde la firma del acuerdo de (el mediador internacional, Kofi) Annan”.