“Comunidades Seguras” beneficioso según nuevo estudio

El reporte indica que no existe un "manejo inapropiado" en casos de detenidos
“Comunidades Seguras” beneficioso según nuevo estudio
El estudio alega que analizó poco más de 500 casos de arrestos y deportaciones por parte de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).
Foto: Archivo

Washington – El polémico programa de “Comunidades Seguras”, que permite la deportación de indocumentados criminales, ha fomentado la seguridad pública y, contrario a lo que alegan sus críticos, no ha privado a los detenidos de su derecho al debido proceso, según un estudio divulgado hoy.

El estudio, divulgado por el conservador Centro para Estudios de Inmigración (CIS, en inglés), alega que, en base a un análisis de poco más de 500 casos de arrestos y deportaciones por parte de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), el programa ha sido “eficaz y beneficioso para las comunidades en EE.UU”.

En el tercer y último estudio de una serie sobre “Comunidades Seguras”, CIS afirmó que “no hay indicios” de que se haya privado a los detenidos del debido proceso de forma sistemática o que haya habido un “manejo inapropiado de sus casos”.

El análisis ataca otro publicado por la Universidad de California en Berkeley en octubre de 2011, que determinó que sólo el 24 % de los arrestados a través de “Comunidades Seguras” y que fueron citados a corte contó con la asesoría de un abogado, en comparación con el 41 % de todos los que comparecieron ante un tribunal de inmigración y que tuvieron representación legal.

Más del 56 % de los casos fueron revisados en una audiencia frente a un juez de Inmigración, y sólo un uno por ciento fue procesado a través de la deportación expedita, en comparación con el 30 % de todas las deportaciones a nivel nacional, según CIS.

Agregó que el 26 % de los casos revisados involucró a indocumentados que habían reingresado ilegalmente a EE.UU, lo que sugiere una persistente “brecha significativa en la vigilancia fronteriza”.

En un 10 % de esos casos, los indocumentados criminales tuvieron la oportunidad de salir voluntariamente de EE.UU, un tratamiento “muy flexible” que les impide recibir penas más severas si intentan volver ilegalmente al país, subrayó.

En general, el 48 % de los casos analizados involucró a personas con múltiples infracciones migratorias, además de haber cometido delitos penalizados por las autoridades locales o estatales, agregó.

La meta del Departamento de Seguridad Nacional es ampliar “Comunidades Seguras” a todo el país para 2013.

Aunque CIS se identifica como un grupo de investigaciones no partidista, la mayoría de sus estudios suele abogar por un mayor combate contra los indocumentados.

CIS divulgó el estudio en unos momentos en que la inmigración se perfila como un tema clave de cara a los comicios del próximo 6 de noviembre.

La semana pasada, el Gobierno del presidente Barack Obama anunció la suspensión temporal de las deportaciones de miles de estudiantes indocumentados, quienes también podrán solicitar un permiso de trabajo temporal renovable cada dos años.

Aunque no ofrece la legalización, el anuncio fue elogiado por la mayoría de grupos pro-inmigrantes, líderes religiosos y sindicalistas, así como por los principales diarios del país.

En cambio, el virtual candidato presidencial republicano, Mitt Romney, que siempre ha abogado por “mano dura” contra los indocumentados, aún no ha precisado si, de ganar la presidencia, revocaría esa suspensión temporal anunciada por Obama.