Demandan escuelas de calidad en barrios de minorías

Buscan involucrar a los padres en la toma de decisiones y en la educación de sus hijos

Demandan escuelas de calidad en barrios de minorías
Vicente Casillas motivando a la audiencia a ser parte del cambio en escuelas de sus vecindarios.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

CHICAGO – Las altas temperaturas no fueron impedimento para que padres, estudiantes, líderes religiosos y comunitarios se dieran cita en la 63 rd Street Beach House para participar en una reunión para promover el desarrollo de mejores y nuevas escuelas para Chicago.

La tasa de graduación de los estudiantes de las escuelas secundarias en todo el estado de Illinois fue de 85.3% en el 2011, según las Escuelas Públicas de Chicago (CPS). Pero la tasa de graduación para estudiantes de CPS fue de 58.3% y más de 123, 000 estudiantes en Chicago demuestran un pobre rendimiento escolar en los planteles.

Al evento, realizado este fin de semana, que estuvo patrocinado por la organización New Schools for Chicago asistieron familias de los barrios de Englewood, Austin, Lawndale, Humboldt Park y Roseland, vecindariosdonde se han cerrado escuelas por bajo rendimiento, pero donde se busca optimizar el sistema educativo.

Durante el evento denominado, ‘Voice your children’ también se habló sobre los cinco fundamentos que debe tener una escuela de calidad: Un sólido programa académico, respeto y alta expectativa para cada estudiante, pruebas significativas, calidad en instrucción y apoyo a los maestros y efectiva participación de la comunidad.

“Para nosotros es importante la participación de los padres en estos eventos porque escuchamos su voz y a su vez impulsamos a que se involucren en la educación de sus hijos”, señaló Vicente Casillas, director de operaciones de New Schools en Chicago.

“Queremos que los estudiantes que viven en Pilsen no tengan que ir hasta el norte de la ciudad para tener acceso a una escuela de calidad y como padres [ellos] tienen el derecho constitucional de demandar escuelas de calidad en la áreas donde viven”, indicó Meztli González, estudiante de la universidad North Park Chicago.

Carolina Loera se prepara para llevar a su hijo al kínder el próximo año escolar, por eso no se pierde ningún taller o conferencia porque quiere inscribir a su pequeño en una escuela de alta calidad en enseñanza.

“Hay que estar activos y participar en la educación de nuestros hijos. A veces en los barrios no tenemos mucho para escoger y necesitamos tener más opciones de buenas escuelas en los vecindarios”, dijo.

Para Guillermo Ortega, supervisor del programa de gobierno de participación con los padres de la agencia El Valor, los padres son los únicos que pueden hacer la diferencia en el futuro de los hijos. “Un padre bien involucrado es un padre bien informado que va a tener mejores opciones y oportunidades para los niños”, opinó.