Reclaman el pago de horas extras

Es su segundo intento para que les paguen a partir de una jornada de ocho horas o 40 horas semanal.
Reclaman el pago de horas extras
Trabajadores del campo piden derechos.
Foto: J.Emilio Flores / La Opinion

SACRAMENTO.- Por segunda vez, los trabajadores del campo intentan que se apruebe un proyecto de ley que les permita el pago de horas extras después de ocho horas de jornada laboral.

“Tenemos muchas esperanzas porque los trabajadores del campo tiene un empleo muy pesado, sufren mucho abuso y merecen el derecho al pago de tiempo extra”, señaló Armando Elenes, vicepresidente del Sindicato de Trabajadores Unidos del Campo (UFW).

Es justamente el UFW, la organización campesina que patrocina la iniciativa de ley AB1313 del asambleísta demócrata de Santa Rosa, Michael Allen la cual pretende que se paguen horas extras a partir de una jornada de ocho horas diarias o después de 40 horas de una semana laboral.

Victoria Cepeda Mojarro del UFW dijo que se trata de un proyecto de ley muy simple. “Queremos que como a cualquier otro trabajador, el jornalero del campo reciba el pago de tiempo extra”, clarificó.

Cuando en 1938 el Congreso aprobó el Acta Federal de Estándares Justos del Trabajo, se dejó por fuera la compensación del tiempo adicional a los trabajadores del campo, que eran en su mayoría afroamericanos. Hoy la mayor parte de los jornaleros agrícolas en el país son latinos; y quieren tener los mismos beneficios que el resto de los trabajadores.

No hay indicios que revelen que el gobernador Jerry Brown aprobaría la propuesta de ley AB1313 pero hay estimaciones optimistas sí se considera que en 1973 durante su primer periodo como gobernante autorizó una ley para que los campesinos pudieran recibir el pago de horas extras después de las 10 horas de trabajo y tras una semana de 60 horas.

Este es el segundo intento que se hace a nivel legislativo. En 2010, el senador demócrata de Shafter en el Valle Central, Dean Florez presentó un proyecto de ley casi idéntico que fue vetado por el entonces gobernador Arnold Schwarzenegger.

“Los trabajadores del campo, cuyo trabajo ayuda a llevar la comida a nuestras mesas, no son ciudadanos de segunda clase”, advirtió Allen, el asambleísta autor de la medida.

“Ellos merecen un trato justo, dignidad en el empleo, como cualquiera que trabaja en California”, indicó.

Agregó que es tiempo de poner fin al último vestigio de un sistema de castas en el trabajo agrícola.

Aunque muchas veces se les paga por pieza para que los patrones puedan sacar más producción, hay manera de calcular el pago de las horas extras, expuso Elenes, vicepresidente del UFW.

Quienes no están nada contentos con el esfuerzo legislativo para que los jornaleros agrícolas reciban pago por horas adicionales de trabajo son los agricultores.

Dave Puglia, vicepresidente de Western Growers, la poderosa asociación que representan a miles de familias de agricultores de Arizona y California dijo que muy probablemente les causaría márgenes muy apretados para reducir turnos de trabajo y contratar más personal.

“Algunos agricultores considerarán cambiar la producción a otros estados y países. Y los dañaría porque ya batallan con la escasez de trabajadores y el aumento creciente de costos”, comentó.

Hizo ver que los legisladores de California continúan ignorando las realidades básicas económicas de la industria de alimentos frescos. “AB1313 es otro ejemplo de cómo los legisladores están forzando a los agricultores a salir del mercado”, enfatizó.