Funcionario acusado de asaltos sexuales

Enfrenta, entre otros, seis cargos de privación ilegítima de la libertad y tres cargos de asalto con intento de cometer una ofensa sexual
Funcionario acusado de asaltos sexuales
El exfuncionario Carlos Bustamante.
Foto: archivo

Carlos Bustamante era una “estrella en ciernes”, según Tony Rackauckas, fiscal del Condado de Orange. Bustamante, de 47 años, sirvió como funcionario de alto rango en el Orange County Public Works desde 2003 hasta el año pasado, y desde 2004 hasta el lunes, fue miembro del concejo municipal de la ciudad de Santa Ana.

Su rápida caída del poder ocurrió el lunes, cuando autoridades lo arrestaron en el estacionamiento cerca de la sala del concejo municipal, por el Departamento de Investigaciones, de la Oficina del Fiscal del Condado de Orange (OCDA), bajo acusaciones de asalto sexual contra siete empleadas latinas y robo de fondos públicos. “Este caso ejemplifica un uso no aceptado de abuso del poder, abuso de posición, abuso de mujeres, y abuso de confianza”, declaró Rackauckas durante una conferencia de prensa en la fiscalía.

Los cargos, relató Rackauckas, fueron los siguientes: seis cargos de privación ilegítima de la libertad, tres cargos de asalto con intento de cometer una ofensa sexual, un cargo de acecho y de intento de agresión sexual, y delitos menores con un cargo de agresión, asalto, agresión sexual, y un cargo de intento de agresión sexual con una alegación adicional de cometer las ofensas como un resultado de compulsión sexual y para el propósito de gratificación sexual.

Las siete mujeres víctimas que trabajaban bajo su capacidad oficial desde 2003 hasta 2011 eran “de edad similar, de tamaño similar”, dijo el fiscal, y los asaltos sexuales ocurrían cuando ellas llegaban a su oficina con la impresión de que Bustamante necesitaba algo relacionado al trabajo, en elevadores y bajo la escalera.

Hay por lo menos otras 12 víctimas, y todas tenían miedo de confesar porque él les había dicho que estaba bien conectado con personas con mucha influencia y pensaron que iba ser “suicidio de sus carreras”.

En los crímenes relacionados con fraude, Bustamante, quien ganaba más de 170 mil por año en el condado, está acusado de cometer un cargo de delito mayor por robo por medio de pretextos falsos. Supuestamente solicitó y recibió $3,100 en fondos del condado por un viaje.

Los delitos que se remontan a casi una década salieron a la luz en agosto pasado.

El otoño pasado, Bustamante renunció de su posición como gerente administrativo para Orange County Public Works, alrededor del mismo tiempo que su jefe, el director Jess Carbajal, fue puesto en licencia administrativa.

“El tiempo fue virtualmente simultáneo”, comentó Nelson, agregando que no sabe las razones por los que se fueron de sus puestos ni si la licencia administrativa de Carbajal fue relacionado a los delitos de Bustamante.

Bustamante está libre bajo una fianza de 100 mil dólares y deberá presentarse mañanaen la corte para ser instruido de cargos .

Si es condenado por todos los cargos, enfrentará una sentencia máxima de 26 años y dos meses en prisión estatal, más un año y nueve meses adicionales en la cárcel del condado, y el requisito de registrarse como delincuente sexual de por vida.

“Desafortunadamente, creo que nuestra investigación solo ha arañado la superficie”, indicó Rackauckas.