Persigue el voto

Pocos dudan de las habilidades oratorias del mandatario, pero muchos se preguntan si será suficiente

Persigue el voto
El presidente Obama saluda a los niños que salieron a su encuentro ayer en Oak Harbour, Ohio.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C.- Es el primer recorrido en autobús de la campaña para reelegir al presidente, pero detrás de él está su mayor desafío: conectar a Barack Obama con el público estadounidense luego de casi cuatro años en el Washington que prometió cambiar.

Se le ha llamado “Ground Force One” al vehículo que ayer transportó al mandatario en su primera gira terrestre, titulada “Confiando en los Estados Unidos”. Los destinos seleccionados fueron el norte de Ohio y el oeste de Pensilvania, dos zonas claves para las elecciones de noviembre.

Desde eventos que tuvieron lugar en un museo de una pequeña comunidad local de Ohio hasta una fiesta de helados en un parque, Obama está apostando por despertar el entusiasmo popular que caracterizó su campaña en 2008.

“Hay algunos que están apostando a que ustedes perderán interés, que no pondrán su corazón en esto. Pero acá están soportando el calor […] Yo creo en ustedes, yo apuesto por ustedes, y el país está apostando en ustedes en Ohio”, dijo el mandatario.

“Hoy (ayer), el Presidente Obama está hablando con votantes en sus comunidades sobre su compromiso de invertir en los trabajadores estadounidenses y crear trabajos aquí en casa. Este noviembre los votantes latinos tendrán que escoger entre dos visiones para el futuro de nuestro país: la visión del Presidente Obama -que busca hace que suba nuestra economía desde la clase media hacia afuera- y la visión de Romney de una economía construida desde arriba hacia abajo”, enfatizó Gabriela Domenzain, vocera de Obama for America.

El primer recorrido en autobús marca una nueva etapa en su campaña por la reelección, una apuesta por una imagen alejada de Washington y cercana al estadounidense promedio. Afuera quedaron chaqueta y corbata para dar paso a una camisa manga corta.

“Esto es lo que veremos hasta la elección, al presidente con votantes de carne y hueso. El Congreso tiene muy poco tiempo antes de que llegue noviembre. Existen menos razones para que él esté en Washington. La actividad de hoy (ayer) fue una señal, en ese sentido, que sólo irá escalando con el tiempo”, dijo el estratega demócrata Simon Rosenberg, presidente de NDN.

El candidato republicano Mitt Romney lleva ventaja en este terreno, considerando que en junio realizó un recorrido en autobús por seis estados, incluyendo Ohio y Pensilvania. Es una carrera contra reloj, sobre todo para Obama, quien se está preparando para la Convención Demócrata a realizarse en Carolina del Norte y lleva el desafío de sacudir la imagen de Washington de sus hombros.

“No creo que se pueda desmarcar completamente. Él ya representa esta imagen luego de casi cuatro años en la Casa Blanca. No hay duda de que sabe dar buenos discursos y, en campaña, es una persona muy diferente”, aseguró Israel Ortega, analista de la conservadora Fundación Heritage.

“Pero el desafío real es convencer al pueblo de que le de más tiempo y defender su gestión en áreas como la economía y el empleo. Él prometió un cambio drástico en 2008 ,y no lo ha cumplido”, agregó.

Hace cuatro años, Obama se postuló como un candidato que no tenía nada que ver con Washington, alguien que traería el cambio a la vieja guardia y que no caería en los juegos políticos típicos de la ciudad.

Ahora, es la visión de aquel candidato, la que podría complicar su camino. Sin embargo, en la opinión de Rosenberg, esto no será un factor decisivo. “Ahora está más maduro, la gente lo conoce más. Ha dado soluciones a problemas importantes en el país. Está liderando una campaña muy diferente a la de hace cuatro años. Tiene un récord que defender”, comentó.

La mayoría de las encuestas le dan una pequeña ventaja a Obama sobre Romney, pero aún faltan casi cuatro meses para los comicios, un periodo en el que las giras en terreno de ambos candidatos serán un factor decisivo.