Almodóvar gritó ‘acción’ Pedro Almodovar da inicio a rodaje de su nuevo filme, Los amantes pasajeros

El cineasta español regresa a la comedia

MADRID, España.- Tras varias semanas de ensayos, Pedro Almodóvar dio esta semana el primer claquetazo para que “despeguen” Los amantes pasajeros, decimonoveno filme del realizador y su esperado regreso a la comedia desenfrenada y coral, con un reparto capitaneado por Javier Cámara, Cecilia Roth y Lola Dueñas.

Almodóvar vuelve a filmar en Madrid y buscó localizaciones en el aeropuerto de Barajas, pero el primer día de rodaje, el lunes, que llegó como tantos vuelos con un poco de retraso, se desarrolló en un foro.

Tras encerrar a Elena Anaya y a Antonio Banderas en el terrorífico quirófano de La piel que habito, ahora será un avión el que generará el pánico ante una catástrofe inminente, esta vez cómica, como si fuera el célebre camarote de los hermanos Marx.

“Pretendo hacer una comedia ligera, muy ligera”, escribió el realizador en el Facebook de su productora, El Deseo, en junio, cuando confirmó el pasaje de Los amantes pasajeros, que en aquellos países donde el juego de palabras no sea comprensible, se titulará I’m So Excited.

Eso sí, el pasaje es notable: Javier Cámara, Cecilia Roth, Lola Dueñas, Raúl Arévalo, Carlos Areces, Antonio de la Torre, Hugo Silva, Miguel Ángel Silvestre, Blanca Suárez y Paz Vega, entre otros, se suben al avión tripulado por el responsable de Todo sobre mi madre.

En tierra quedan cameos de altura: nada menos que Antonio Banderas y Penélope Cruz, dos de sus actores fetiche que, en cambio, nunca habían coincidido en una película.

“Para mí es como si dos personas de mi familia, emocional y artística, le dieran la bienvenida al espectador en mi vuelta a los orígenes, la comedia disparatada, un tono del que me había alejado últimamente”, dijo Almodóvar.

La cinta ha sido definida por Agustín Almodóvar, productor de la cinta y hermano del ganador de dos Oscar, como un antídoto para la crisis.

“La gente por la calle le pide que haga una comedia como las de los ochenta” y “ahora que cada día hay una mala noticia, él quiere cambiar de alguna manera la realidad con su humor trasgresor”, dijo su hermano Agustín, también productor, en mayo.

Sin embargo, a pesar de ese retorno al humor, Almodóvar había asegurado en enero que el regreso al pasado tendrá sus limitaciones.

“A mí me afectan muchísimos los años, no sé a los demás. A Woody Allen le vuelven más deliciosamente ligero. A mí, si acaso, deliciosamente grave. No puedo evitar ver las cosas con veinte años más de edad. Tanto si recupero el humor o el melodrama, lo hago desde el hoy mismo y yo me siento distinto”, explicaba.