Protestarán por cierre de precintos electorales en Osceola

Protestarán por cierre de precintos electorales en Osceola
El cierre de centros de votación en Osceola ppuede dificultar el voto en el área.
Foto: Archivo / AP

Kissimmee – Hispanos de distintas esferas de la sociedad planifican presentarse ante la Comisión del Condado Osceola para protestar la clausura de 15 centros de votación en comunidades de alta población latina.

En Buenaventura Lakes (BVL), en Kissimmee, por ejemplo, de cuatro centros de votación que habían disponibles, solamente quedará uno abierto, el centro comunitario Robert Guevara.

Tal situación, consideran, podría diluir el voto hispano y es una estrategia de último minuto ante la proximidad de las elecciones primarias.

En Poinciana, donde reside una gran comunidad boricua, se clausurarán tres precintos, en St. Cloud serán cuatro y en Kissimmee un total de cinco.

“Mucha gente se va a quedar en la casa, no van a querer hacer las largas filas que se van a formar. Otros no tienen carro para moverse”, dijo Héctor Rodríguez, candidato a comisionado por el Distrito 3 de la ciudad de Kissimmee. “Nos estamos poniendo en contacto con las iglesias y otros candidatos para levantar nuestra voz, porque esto es motivado puramente por política”.

Uno de los centros afectados en BVL es una iglesia, la cual queda ubicada en medio de cientos de residencias. En dicha comunidad, unos 15,000 residentes latinos están registrados para sufragar.

“Es un acto discriminatorio, una táctica política, pregunto…. ¿porqué esperar tan tarde para hacerlo? No es para ahorrar dinero; es para crear confusión y frustración entre los votantes y para que desistan de votar”, coincidió el vice-alcalde de Kissimmee, Art Otero.

La medida se aprobó cuatro votos contra uno después que la supervisora de Elecciones del Osceola, Mary Jane Arrington, presentara la moción el pasado 18 de junio casi al final de la reunión de los comisionados.

Precisamente en la carrera por el escaño de supervisor de elecciones, Arrington se enfrentará al dominicano y veterano Peter Olivo.

Algunos dijeron que es fácil deducir que Arrington quiso favorecer su reelección con la iniciativa y la de su hijo Brandon Arrington, comisionado por el Distrito 3 de Osceola.

Armando Ramírez, activista por los derechos de los votantes y candidato a la secretaría del tribunal del condado, afirma que no es la primera vez que la supervisora actúa para restarle poder al voto hispano.

“BVL siempre ha sido víctima de tretas, abuso de los políticos y de la supervisora de elecciones” señaló.

Arrington ha indicado públicamente que los cierres le ahorrarán al condado $1 millón y que el hecho de que haya solamente un lugar de votación hará todo lo contrario: eliminará confusiones. “Es un lugar centralizado que ayudará a que las personas no vayan a votar al lugar equivocado”, sentenció.

El abogado y comisionado John Quiñones fue el único que votó en contra de la propuesta. La decisión es final a menos que la moción se presente nuevamente a reconsideración.

“Pienso que no se presentó evidencia suficiente que justifique la clausura de estos precintos electorales, especialmente en nuestras comunidades hispanas”, dijo Quiñones.