Blatter lo sabía y calló

Crece entorno del escándalo por sobornos en la FIFA

ZURICH, Suiza (EFE).- El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, tuvo conocimiento de los sobornos de la empresa ISL a Joao Havelange y Ricardo Texeira gracias a un pago que por error llegó a una cuenta del organismo rector del futbol .

Este hecho pudo saberse ayer después de que el propio Blatter admitiera, en una entrevista con FIFA.com, que él es el anónimo “P1” que aparece en el auto de sobreseimiento de la instrucción penal abierta por la Fiscalía del cantón suizo de Zug por “gestión desleal” de la FIFA, “apropiación indebida y eventualmente gestión desleal” de Havelange y Teixeira.

“Señor Blatter, ¿es usted P1?. “Efectivamente”, responde el presidente de la FIFA.

“¿Por qué se ha decidido mantener el anonimato? Así, nunca se terminarán las conjeturas”. Blatter contesta que el tribunal federal suizo decidió que se mantuviera en el anonimato “los nombres de terceros no acusados”.

“Yo no he sido acusado y, por tanto, permanezco de forma anónima como P1, lo cual, para ser sincero, no es difícil de adivinar”, añade.

“P1” (Blatter) aparece citado en tres ocasiones en el documento hecho público por la propia FIFA, que ayer, miércoles, reaccionó con satisfacción al dictamen, ya que en su opinión, “como ya hizo saber la Fiscalía de Zug en junio de 2010”, ratifica que Blatter “no está involucrado en este caso”.

La primera cita se refiere a la firma el 12 de diciembre de 1997 entre la FIFA e ISL de la transferencia de los derechos audiovisuales de las competiciones de la organización hasta 2006. Firman por parte de la FIFA: “Inculpado Joao Havelange y P1”.

“P1” (Blatter) también participó en una reunión el 21 de septiembre de 2009 para recibir información de la fiscalía de Zug sobre los hechos investigados y la posibilidad de que Havelange y Texeira resarcieran parte del daño causado como paso previo para archivar el caso.

En la entrevista con FIFA.com, se le dice a Blatter que “seguro” que sabía algo. Responde: “¿Qué? ¿Las provisiones que se pagaron? En ese entonces tales pagos podían descontarse como gastos de la empresa e incluso de los impuestos. Ahora es sancionable”.

Los distintos pagos acreditados por la investigación judicial y descubiertos en cuentas personales de Havelange y Texeira o de empresas vinculadas a ellos ascendieron a 22,3 millones de dólares entre 1992 y 2000.