Campaña busca incentivar el voto latino en Illinois

En un evento realizado en Chicago, inmigrantes calientan motores y se preparan para elegir en las urnas electorales a los futuros líderes polítcos que los representen

Concurrida participación en los talleres organizados por la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados el sábado en la secundaria Benito Juárez.
Concurrida participación en los talleres organizados por la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados el sábado en la secundaria Benito Juárez.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago.- A cuatro meses de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, la comunidad inmigrante comienza a prepararse para ejercer su derecho a voto el próximo 6 de noviembre con una campaña para aumentar la participación de votantes inmigrantes en Illinois y lograr un cremiento en el poder político de la comunidad. La campaña, lanzada por la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), tendrá un costo de $175,000.

Como parte de esta campaña, cientos de personas, líderes comunitarios y políticos, organizaciones, estudiantes y padres de familia, se dieron cita el sábado en las instalaciones de la escuela secundaria Benito Juárez para participar en una serie de talleres informativos, entre los que destacaron una escuela de preparación de candidatos -que será el 4 y 5 de agosto- y cómo registrarse para votar.

Rodolfo López, miembro de la junta directiva de la ICIRR, dirigió el taller para los futuros candidatos.

“Cualquier candidato tiene principalmente que estar bien conectado con su comunidad, promover una agenda comunitaria y debe tener los valores bien puestos”, indicó López.

Artemio Arreola, director de política de la ICIRR dijo a La Raza que no sólo se está entrenando a la gente para registrar a los nuevos votantes sino que “también queremos entrenar a nuestros líderes para que sean candidatos”.

“Si los políticos no nos representan, ¿qué hacemos?, entrenamos a gente para que nos represente y se involucre con la comunidad”, destacó Arreola.

El orador principal del evento fue el congresista (D-IL) Luis Gutiérrez, quien hizo hincapié en que “nuestra comunidad solo crecerá en poder e influencia a la medida en que las personas se inscriban y ejerzan su derecho al voto”.

Gutiérrez dijo que continuará la lucha por una reforma migratoria integral en pro de la unión familiar. “No descansaremos hasta que todos aquellos que trabajan duro cuenten con su permiso de trabajo y tengan derecho a hacerse ciudadanos de este gran país”, dijo.

A este evento también asistieron inmigrantes de todas las etnias y organizaciones de otros estados como Ohio, Michigan, Indiana y Wisconsin.

Patricia Ruiz, organizadora comunitaria de la Alianza Regional de Estudiantes y Profesionales de Milwaukee, en Wisconsin, llegó con 20 personas de su organización.

“Hemos venido a los talleres para informarnos y transmitir todo lo aprendido a nuestra comunidad; queremos dar mayor impulso a la ciudadanía y movilizar a la gente para que vaya a las urnas y ejerza su derecho al voto”, comentó Ruiz a La Raza.

“NO TENGAN MIEDO”

Durante el evento también se impartieron talleres sobre el DREAM Act y la acción diferida para jóvenes indocumentados.

María Sánchez, de 17 años, dijo que le gustaría tener acceso a becas porque tiene pensado estudiar historia o ciencias políticas.

“Informarnos sobre toda la ayuda que va haber para nuestros muchachos fue lo que nos motivó para estar a aquí”, dijo Cecilio Sánchez, padre de María.

Con respecto a la acción diferida anunciada por el Gobierno de Barack Obama, que otorgaría permisos de trabajo y frenaría las deportaciones de los jóvenes indocumentados que calificarían para el DREAM Act, Patricia Ruiz comentó que les preocupa que, “muchos abogados allá en Wisconsin le están diciendo a la gente que no vale la pena realizar este proceso, porque si no gana el presidente Obama las próximas elecciones, el otro presidente electo puede eliminar el paro a las deportaciones, y como ellos ya van a tener nuestros datos, posiblemente los ‘soñadores’ puedan recibir una orden de deportación después de que se acabe el permiso de estar aquí legalmente”.

Sin embargo, Martín Unzueta, activista pro inmigrante de Chicago, aclaró que la persecución es sólo cuando la persona ha cometido algún delito.

“Puedes poner tu solicitud, si no has cometido ningún delito y si no lo cometes en el futuro, los agentes de Inmigración no tienen por qué irte a buscar. Ellos saben que estamos aquí, algunos los jóvenes están registrados en las universidades, muchos trabajamos y tenemos que pagar los impuestos. Así que no tenemos por qué sentir miedo de que nuestros hijos participen de un proceso que los beneficia”, expresó Unzueta.