¿Qué pasa con los pequeños negocios?

Un punto controversial de la reforma sanitaria tiene que ver con las obligaciones para pequeños negocios.

La Dra. Aida Giachello, profesora e investigadora del departamento de Medicina Preventiva de la Universidad Northwestern, señaló que “los pequeños negocios que no tienen empleados con cobertura médica van a tener la oportunidad de asegurarlos, logrando así mayor productividad y levantando la moral del empleado”.

Bajo la reforma de salud u ‘Obamacare’ los pequeños negocios van a poder acogerse a unos planes de seguro médico razonables y subsidiados por el gobierno, y aplicar para recompensas en forma de créditos.

Pero según José Sánchez, presidente ejecutivo del Norwegian American Hospital, el costo para que los hospitales otorguen beneficios de salud a sus empleados significa un 30% del salario del empleado.

“Si tu le pagas, por ejemplo, a una persona 200 dólares a la semana, tienes que pagar 60 dólares de seguro médico al mes, lo cual es bastante”, explicó Sánchez.

El directivo consideró que aunque exista un incentivo de créditos o contribuciones para las empresas minoritarias como bodegas o salones de belleza, “no creo que los propietarios estén en condiciones de pagar seguro de salud a sus empleados”.

Y agregó que “en la comunidad que vivimos es difícil que las personas que trabajan de manera independiente y en algunos casos ganando el salario mínimo puedan comprar seguro médico”.

De implementarse la reforma de salud, las personas que no tengan seguro médico deberán pagar una penalidad. Para Lee Francis, médico y presidente ejecutivo del Erie Family Health Center, el costo de la penalidad será tan bajo que “hay personas que preferirán hacer ese pago, que comprar un seguro médico a mayor costo”.