Chicago regula las cocinas rodantes

Nueva ordenanza busca facilitar el comercio ambulante de comida a la hora del almuerzo en las calles de la ciudad

Una ordenanza regula las cocinas rodantes en Chicago.

Una ordenanza regula las cocinas rodantes en Chicago. Crédito: AP

Chicago.- El Concejo Municipal de Chicago aprobó hoy una ordenanza que regula las cocinas rodantes y busca facilitar el comercio ambulante de comida a la hora del almuerzo en las calles de la ciudad.

Los cocineros podrán preparar sus platillos calientes a bordo, en lugar de vender solamente alimentos preparados y, además, podrán estacionarse en lugares predeterminados sin temor a las multas actuales de los inspectores municipales.

“Hemos avanzado como ciudad”, dijo el alcalde, Rahm Emanuel, al recordar que antes de Chicago otras 50 ciudades de Estados Unidos “encontraron la forma de desarrollar esta nueva industria y de proteger a los restaurantes establecidos”.

El código municipal que regula la venta de alimentos en la calle impedía la preparación en los camiones de alimentos procesados que necesitaran cocción, desde empanadas a tacos y perros calientes.

Nicolás Ibarzábal, que regenta Empanadas 5411, dijo a Efe que la ordenanza no afectará su operación diaria porque su producto es preparado en una cocina industrial y calentado en el camión.

Sin embargo le preocupan otras disposiciones, como la obligación estacionar los camiones en zonas especiales a ser creadas en toda la ciudad, manteniendo una distancia mínima de 60 metros de un restaurante establecido.

“Las multas van a ser de 1.000 dólares si uno viola las distancias, y, en ese sentido, se va a cumplir porque he visto a policías que ya me han controlado con un metro en la mano”, agregó.

La municipalidad escogerá los lugares de estacionamiento de los camiones en el centro de la ciudad y en seis de los distritos con mayor densidad empresarial.

La ordenanza aumentará el precio de las licencias a 1.000 dólares por dos años en el caso de quienes quieran cocinar a bordo. También obligará la instalación en los camiones de un sistema GPS para controlar mejor sus movimientos.

No fue incluido el reclamo de los 1.500 latinos integrantes de la Asociación de Vendedores Ambulantes (AVA) de Chicago, para que se les permita ofrecer libremente fruta fresca pelada, cortada y aderezada con sal, limón y chile.

Los únicos comprendidos de inmediato por las nuevas normas serían los llamados tamaleros y taqueros que trabajan en los barrios latinos de la ciudad. EFE

Suscribite al boletín de Los Ángeles

Recibe gratis las noticias más importantes de Los Ángeles diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain