Una antigua sinagoga recobra brillo

Se había convertido en un edificio en estado grotesco rodeado de alambres de púas, con las palabras Tora Talmud Congregation
Una antigua sinagoga recobra brillo
Vista del interior de una sinagoga.
Foto: Cortesía

La sinagoga venida a menos que se encuentra en el corazón de Boyle Heights estuvo abandonada durante años; se había convertido en un edificio en estado grotesco rodeado de alambres de púas, con las palabras Tora Talmud Congregation levemente visibles sobre la entrada cercada. Pero gracias al trabajo de Breed Street Shul Project (Proyecto de la sinagoga de Breed Street) este shul o sinagoga judía, que supo disfrutar de sus días de apogeo, comenzará una nueva etapa.

Como parte del proyecto de rehabilitación, la sinagoga de Breed Street volvió a abrir sus puertas, marcando así el primer paso en su nueva vida como centro de la comunidad y lugar de reunión que conecta el pasado con el presente de Boyle Heights.

Construida en 1915 y ampliada en 1923, a la sinagoga Breed Street Shul se la conocía como la “Reina de las sinagogas”. Esta ubicada en North Breed Street cerca de East César Chávez Avenue. Se compone de dos edificios, una construcción al frente de mayor tamaño que se puede divisar desde Breed Street y una estructura más pequeña ubicada detrás. Shul en yídish significa templo judío de culto.

En 1999, Breed Street Shul Project le compró la sinagoga a la municipalidad. La congresista Lucille Roybal-Allard, demócrata de Los Ángeles, que representa a Boyle Heights, ayudó a obtener 250,000 dólares en fondos federales para transformar los edificios en un centro de la comunidad. Desde entonces, el Breed Street Shul Project recibió 3.25 millones de dólares en otras donaciones públicas y privadas.

Las obras en el edificio trasero ya están terminadas. En el otoño pasado se llevó a cabo una pequeña celebración de inauguración y fue una oportunidad para que muchos vecinos del pasado y del presente de Boyle Heights se reunieron para celebrar sus recuerdos de este vecindario.

Durante el Día de Navidad se llevó a cabo un Bar Mitzvah, la ceremonia judía que celebra la mayoría de edad, marcando así la primera celebración de este tipo en más de 40 años.

Ahora, el Breed Street Shul Project está trabajando en una campaña de recaudación de fondos de cinco a siete años, cuyo objetivo es recolectar 15 millones de dólares para renovar la construcción de mayor tamaño ubicada al frente de la sinagoga.

La meta del proyecto es brindar servicios a la comunidad de Boyle Heights, así como al resto de la comunidad de Los Ángeles, mediante un centro dedicado a exhibiciones artísticas y culturales, así como también a actividades sociales. El centro además albergará los archivos de la Sociedad Histórica Judía del Sur de California.

Desde 1915 a finales de la década de 1960, Boyle Heights contaba con 10,000 residentes judíos. La sinagoga, diseñada por el arquitecto Abram M. Edelman, era en otros tiempos una de las 30 sinagogas del vecindario.

Fue la primera sinagoga y la de mayor tamaño que se construyó en la Costa Oeste. Irv Weiser, exresidente de Boyle Heights y miembro del shul cuando era niño, dice que “El shul representa tanto una historia personal como comunitaria. En lo personal, fue un lugar donde pasé mucho tiempo aprendiendo”.

En el pasado, el shul ofrecía habitualmente servicios todos los sábados para 1,500 personas y funcionaba con un centro para los inmigrantes judíos, muchos de los cuales eran supervivientes del Holocausto.

Ahora, en la actualidad, entre las metas del proyecto se incluye la construcción de una biblioteca, “donde las personas puedan acercarse y compartir relatos orales sobre cualquier cultura”, señala el director ejecutivo del proyecto, Tsilah Burman. “Realmente queremos que el shul sea un lugar donde las personas puedan reunirse y conocerse”.

Los planes a futuro para el shul incluyen otras cosas además del arte y la historia. El shul también contará con un espacio para una organización sin fines de lucro que preste servicios a la comunidad. (El proyecto está buscando posibles organizaciones interesadas). Además, el shul cuenta con un amplio espacio comunitario que puede alquilarse para quinceañeras, conciertos, Bar Mitzvahs u otras celebraciones. Ya está programado otro Bar Mitzvah, además de otros eventos.

Los propietarios de los negocios locales esperan que el shul tenga un impacto económico positivo en Boyle Heights.

?>