Nuevo Arzobispo fue impulsor de la Proposición 8

Cordileone fue clave para concebir proibición a matrimonios del mismo sexo
Nuevo Arzobispo fue  impulsor de la Proposición 8
El recién nombrado Arzobispo Salvatore Coridileone (centro) habla con miembros de la iglesia en una conferencia de prensa el viernes en San Francisco.
Foto: AP

Salvatore Cordileone, que fue designado el viernes como el próximo arzobispo de la Iglesia Católica de San Francisco, es un enérgico defensor de la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en California.

Cordileone, de 56 años, es el actual obispo de Oakland. Pero como obispo auxiliar de San Diego durante cuatro años, fue clave para concebir la iniciativa que les quitara a las parejas del mismo sexo el derecho a casarse en California y luego recaudar dinero católico para incluirla en la hoja de votación.

También fue parte de una red estatal de sacerdotes que promovieron la medida, conocida como Proposición 8. Los registros de financiamiento de la campaña muestran que el mismo Cordileone donó al menos 6,000 dólares para apoyar la prohibición aprobada por los votantes.

Desde el año pasado, Cordileone es presidente del Subcomité para la Promoción y Defensa del Matrimonio de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU.

En una entrevista para National Catholic Register, Cordileone dijo que el matrimonio entre parejas del mismo sexo es “un experimento social muy grave que tendrá consecuencias peligrosas”. La oposición “no es un asunto de religión”, dijo.

En una conferencia de prensa en la Catedral St. Mary’s en San Francisco, Cordileone dijo que creía que la Iglesia Católica Romana había avanzado mucho en atender el problema del abuso sexual por parte del clero y reiteró su posición con respecto a los matrimonios homosexuales.

“El matrimonio solo es posible mediante el abrazo de un hombre y una mujer que se unen”, dijo. “No sé cómo eso puede considerarse discriminatorio contra alguien”.

Los grupos en defensa de los derechos de los homosexuales criticaron la elección del Papa respecto a que Cordileone lidere la Arquidiócesis de San Francisco, que presta servicios a más de 400,000 católicos en la ciudad y en los condados vecinos de Marin y San Mateo. Como arzobispo, Cordileone también supervisará a los obispos de Honolulu, Las Vegas, Oakland, Reno, Sacramento, Salt Lake City, San José, Santa Rosa y Stockton.

“Si bien los católicos de la comunidad LGBT y sus aliados han trabajado en forma continua para crear entornos acogedores, la designación del obispo Cordileone envía un mensaje inquietante de que, a los ojos de la jerarquía, las relaciones entre personas del mismo sexo no merecen la misma dignidad y respeto”, dijo Chad Griffin, presidente de Campaña de Derechos Humanos (Human Rights Campaign, en inglés).

Una encuesta de Field Poll divulgada en febrero indicó que 51% de los encuestados católicos apoyan los matrimonios entre personas del mismo sexo.

El Vaticano anunció el viernes que el Papa Benedicto XVI seleccionó a Cordileone para reemplazar en octubre a George Niederauer,, de 76 años, que se está jubilando.