Reforma médica y los latinos

Los CCHC y otras organizaciones con base en la comunidad que sirven a latinos deben participar en la educación y extensión a esta población

Como defensora de la atención médica, he dedicado mi carrera profesional a trabajar con poblaciones que no reciben los servicios adecuados para ayudarlos a obtener acceso a los servicios de salud y humanos que necesitan. Hace 20 años fundé la Coalición Latina para una California Sana (LCHC) para que la voz de los latinos fuera escuchada en el debate de la reforma de la atención de la salud y para tratar las diferencias dentro del sistema de atención de salud de nuestro estado. Ahora, muchos de esos residentes tendrán acceso a la atención médica gracias a reformas que afectan a todo el sistema y que forman parte de la Ley de Cuidado a Bajo Precio (ACA) del presidente Obama. Ahora que la ley ha sido ratificada para todo el país, es importante que nos aseguremos de que sea implementada eficientemente para reducir las desigualdades raciales y étnicas en el acceso a la atención médica.

En California, nuestra población latina está aumentando rápidamente y está en camino de ser el 50% de la población del estado en 2025. El año pasado solamente, 58% de los bebés recién nacidos eran latinos y aproximadamente 60% de los 8 millones de personas sin seguro en nuestro estado eran descendientes de latinos. Como resultado de esta alarmante disparidad, la población latina del estado tiene mucho para ganar con el reciente fallo de la Suprema Corte ratificando la Ley ACA. Aproximadamente 48% de los latinos sin seguro en California serán elegibles para recibir subsidios a través del Intercambio de Beneficios de Salud (HBEX) del estado. Se estima que un millón de latinos obtendrá cobertura a través de la ampliación del programa Medi-Cal.

Las más de 800 clínicas comunitarias y centros de salud de California (CCHC) estarán ahí para ofrecer servicios de salud a los latinos y otras poblaciones recién aseguradas del estado. Actualmente los CCHC proporcionan atención de alta calidad a más de cinco millones de californianos cada año, de los cuales más de la mitad son latinos, sin importar si tienen seguro o no, su estatus inmigratorio o el idioma que hablan. Nuestros CCHC están en la primera línea para ofrecer servicios de atención médica a cualquier persona que los necesite. Es uno de los motivos por los que me siento tan orgulloso de haber trabajado con esas organizaciones durante más de 14 años como director ejecutivo de la Asociación de Atención Primaria de California (CPCA), la asociación que representa a las clínicas y centros de salud comunitarios del estado.

Desde la aprobación de la Ley de Cuidado de la Salud a Bajo Precio, CPCA y nuestras clínicas y centros de salud comunitarios han trabajado a todos los niveles para asegurar que las reformas de la atención médica que forman parte de la Ley se implementen de manera oportuna y eficiente, y de una manera que maximice los beneficios para las comunidades que servimos. Solamente en California, los CCHC han recibido más de 200 millones de dólares en subsidios a través de la Ley ACA para ampliar el acceso a servicios médicos de alta calidad y con una buena relación costo-beneficio, además de extender el desarrollo en todo el estado. El financiamiento se ha destinado al desarrollo de 45 nuevos sitios para acceso en nuestras comunidades rurales y urbanas, muchas de las cuales ofrecen servicios a poblaciones latinas.

Las clínicas y los centros de salud comunitarios de California están trabajando para seguir construyendo sobre este monumental inicio y continuar trabajando en todos los niveles del gobierno para lograr un financiamiento muy necesario para nuestros centros de salud y así asegurar que todos los californianos reciban la atención médica de calidad que merecen. Los CCHC deberán abogar para proteger el financiamiento que han recibido bajo la Ley ACA y para garantizar que cada dólar se destine a ampliar la atención en las comunidades en que prestan servicios.

Los CCHC son líderes en educación y extensión, una importante disposición de la Ley ACA. Debemos trabajar para garantizar que todos reciban información sobre oportunidades de cobertura y se inscriban, ya sea a través de seguros de salud subsididados o bajo la ampliación de MediCal. Se estima que 31% de las personas que serán elegibles para recibir seguro subsidiado a través del intercambio tienen dificultades para hablar inglés. El componente de extensión de la Ley ACA tendrá vital importancia para la población latina. Los CCHC y otras organizaciones con base en la comunidad que sirven a latinos deben participar en la educación y extensión a esta población y serán fundamentales para el éxito del proceso de inscripción según la Ley ACA del estado.

Hemos dado grandes pasos para proporcionar más acceso a la atención según la Ley ACA y debemos asegurar que la implementación de esas reformas sea eficaz y eficiente. Por eso el verdadero trabajo comienza ahora, en la primera línea, educando a la población latina y a las personas necesitadas sobre cómo afectará su acceso a la atención médica la aprobación de la Ley ACA.Debemos también trabajar para que los latinos se inscriban en los programas para los que son elegibles, de manera que nadie quede atrás. Debemos continuar nuestros esfuerzos para ampliar el acceso a través de nuestros CCHC, para que la Ley ACA alcance todo su potencial. Y no debemos olvidar que la población indocumentada no recibirá cobertura médica o subsidios a través de la Ley ACA. De todas maneras, las clínicas y centros de salud comunitarios seguirán estando allí para todos los californianos necesitados.

Como defensora de la atención médica, siento que un sueño se ha hecho realidad con la Ley ACA, pero el verdadero impacto no se sentirá hasta que la reforma de la atención médica no se haya implementado totalmente y esté ayudando realmente a quienes lo necesitan.