¿Sabes cómo roban tu identidad?

El robo de identidad es un delito que sucede a diario y cualquiera de nosotros puede ser víctima de él. Pero, ¿qué es exactamente el robo de identidad?

Se le llama así al delito que ocurre cuando alguien roba tu información personal con el propósito de apoderarse de tus cuentas de crédito, abrir nuevas cuentas, obtener un préstamo, alquilar un apartamento, tener acceso a tus cuentas bancarias o cometer otros delitos usando tu identidad personal.

Cuando eso sucede, las consecuencias pueden ser devastadoras. Peor aun, debido a que por lo general no involucra robo físico, puede que las víctimas del robo de identidad no lo noten hasta que el daño hecho sea significativo -a menudo, varios meses y miles de dólares después-.

¿Cómo roban y usan los ladrones tu información personal? Lo hacen de diversas maneras bastante ingeniosas, por métodos que no están relacionados al robo de información en el Internet, sino que son puro robo a la antigua:

Trasteando en tu correo o tu basura en busca de estados de cuenta del banco o de las tarjetas de crédito, ofertas de crédito preaprobadas e información sobre impuestos.

Robándote de tu billetera o bolso tu información personal, como tarjetas de identificación, crédito o del banco.

Llenando planillas de cambio de dirección para dirigir tu correspondencia a otro sitio.

Haciéndose pasar por tu casero o alguna otra persona que tiene derecho legal a esa información para apropiarse de tu informe de crédito.

Adquiriendo información personal que compartes en sitios no seguros de Internet.

Comprándole a una fuente con información datos personales sobre ti -por ejemplo, un empleado de una tienda que obtiene tu información de una solicitud de tarjeta de crédito, o echándole una ojeada a la información en tu tarjeta de crédito cuando realizas una compra-.

Obteniendo tus expedientes personales de tu empleo.

Luego pueden usar tu información personal al abrir nuevas cuentas de tarjetas de crédito usando tu nombre, fecha de nacimiento y número de Seguro Social. Cuando esos delincuentes usan las tarjetas de crédito y no pagan las facturas, el delito se refleja en tu informe de crédito. Además, establecen servicios de teléfono o celular, o abren una cuenta de banco a tu nombre, y firman cheques sin fondo en esa cuenta.

No es extraño que falsifiquen cheques o tarjetas de crédito (y saquen de paso todo el dinero de tu cuenta bancaria), que compren autos mediante préstamos que piden a nombre tuyo, o que llamen a la compañía de tu tarjeta de crédito y -haciéndose pasar por ti- cambien la dirección de la cuenta. Las facturas son enviadas a la nueva dirección, de modo que no te des cuenta del problema hasta que revises tu informe de crédito. Y una de las cosas peores que pueden hacer y que puede arruinar tu crédito durante años: declararse en bancarrota a tu nombre para evitar pagar las deudas en que han incurrido usando tu identidad.

(Agradecemos al buró de crédito Equifax parte del material usado para este artículo. Equifax es el único buró de crédito nacional que ofrece sus informes en español, además de material de información y orientación en nuestro idioma para la comunidad hispana).