Ante los ojos del mundo

Phelps vuelve hoy a la piscina buscando salir a flote o hundirse más

LONDRES (AP/EFE).- ¿Mala noche o fin de la historia? Hoy podría saberse si la pobrísima actuación de Michael Phelps en su debut fue tan solo un episodio aislado o el principio del fin.

Phelps correrá los 200 estilo libre en la piscina olímpica, la misma que lo vio sufrir en el octavo carril el sábado pasado, en que terminó cuarto en los 400 metros de estilos combinados y no subió al podio por primera vez en sus últimas 16 pruebas olímpicas.

El estadounidense se había clasificado a la final raspando y pronto se vio que ello no había sido casualidad. En la final nunca estuvo en la pelea y terminó a más de cuatro segundos de su compatriota Ryan Lochte, que se llevó el oro.

“Es frustrante empezar con una nota negativa como esta”, se lamentó Phelps. “Ahora tengo que mirar hacia adelante. Tengo varias carreras más. Espero terminar mejor”.

Phelps, probablemente el mejor nadador de la historia, vino a Londres con 14 medallas olímpicas de oro -récord absoluto- y dos de bronce.

Necesitaba tres preseas más, de cualquier metal, para superar a la gimnasta soviética Larisa Latynina, quien encabeza la tabla histórica de medallas olímpicas.

Ya consiguió una, de plata, la que ganó ayer con el relevo estadounidense de 4×100 libre. La presencia de Phelps y Lochte no pudo impedir que Francia se llevase la medalla de oro.

Phelps tiene previsto correr en siete pruebas en total, incluidos otros dos relevos y tres justas individuales.

Una victoria hoy, por otro lado, lo haría pasar a la historia como el primer nadador que gana tres medallas de oro en una misma prueba.

En tanto, el Centro Acuático podría regalar un oro a Cuba hoy ya que los caribeños José Guerra y Jeinkler Aguirre son candidatos en la prueba de saltos sincronizados desde la plataforma de 10 metros.

Ambos nadadores antillanos están en gran forma y vienen de ganar los grandes premios de Madrid y Montreal.

En total habrá 12 medallas de oro en juego hoy, incluidas cuatro en la natación, que también tendrá las competencias finales de los 100 espalda en hombres y mujeres y de los 100 pecho femeninos. El judo y el levantamiento de pesas entregarán dos medallas doradas cada uno y la esgrima, la gimnasia y el tiro deportivo una.

En una jornada que promete pocas emociones grandes, Phelps acaparará toda la atención. Phelps ha dicho que se retirará después de estos juegos y la afición quiere saber si su ilustre historia tendrá un final digno o si su carrera cerrará rodeada de amargura.

Lochte, quien es su amigo, pronostica que todavía le queda mucho por dar.

“En las próximas carreras estará más enchufado”, pronosticó. “Para mí sigue siendo uno de los más grandes del mundo y, no importa lo que pase, quedará como uno de los grandes nadadores de la historia”, agregó Lochte.

Javier Culson, líder del año en 400 metros vallas con dos marcas idénticas de 47.78, acepta la responsabilidad de dar a Puerto Rico su primera medalla de oro olímpica en cualquier deporte y el primer metal -de cualquier color- en atletismo.

El próximo lunes, Culson, dos veces subcampeón mundial, será el favorito indiscutible para hacerse con el título olímpico frente al campeón del mundo de la prueba, el británico David Greene.

“Me encuentro muy bien, física y mentalmente. Siento un poco de presión porque ahora mismo soy el primero del mundo. Tengo la mejor marca y mi país me está mirando, pero todo va a ir bien”, declaró Culson en una rueda de prensa en el parque olímpico.

“Mi gente cree que voy a ganar la medalla de oro”, añadió, “y yo voy a trabajar duro por ello, para cumplir mi sueño”.

Culson reconoció que Greene fue superior a él en la final de los Mundiales de Daegu 2011, pero añadió que su derrota en la ciudad surcoreana le ha “más motivación para luchar por ser al fin el campeón olímpico”.

El puertorriqueño reconoció que tiene que mejorar en los últimos 100 metros, la fase de la carrera más poderosa de Greene.

“He trabajado mucho ese detalle, porque domino bien los primeros 300 metros, pero hay que rematar en los cien últimos, que es donde Greene está más fuerte”, afirmó.

La primera ronda de 400 metros vallas se disputarán este viernes, primer día de la competición olímpica de atletismo.

“Hay presión, pero es por la responsabilidad de entregar a Puerto Rico un oro”, subrayó.