Rubio augura una pesadilla a ‘dreamers’

Senador republicano dice que el DHS no está preparado para la acción diferida

Rubio augura una pesadilla a ‘dreamers’
El pesimismo de Marco Rubio.
Foto: Antonieta Cádiz / La Opinión

WASHINGTON, D.C.- Como una “pesadilla burocrática”. Así definió, ayer, el senador Marco Rubio (R-FL), el proceso de acción diferida que comenzarán los jóvenes, el próximo 15 de agosto. El legislador tomó la ausencia de guías, por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), como un indicador de lo que se verá en un futuro cercano.

El 15 de junio, la Administración anunció el fin de las deportaciones de jóvenes, amparados bajo el Proyecto de Ley del Sueño (Dreamers), además del otorgamiento de acción diferida por dos años, con posibilidad de ser renovado. Este mecanismo les permite permanecer en el país y acceder a permisos de trabajo.

Grupos de estudiantes y organizaciones pro inmigración, esperaban que el gobierno presentara las directrices para las postulaciones, ayer, de acuerdo a lo declarado por la secretaria de DHS, Janet Napolitano, al Congreso, el mes pasado. Sin embargo, esto no se concretó, aunque la Administración no anticipó retrasos en el inicio de las aplicaciones.

“Desde que se anunció esta medida, mi creencia es que implicaría un retroceso en esta causa. Le sacó el sentido de urgencia al tema. Este plan tendrá problemas en su implementación. Va a llevar a historias negativas en la prensa”, aseguró Rubio a La Opinión, en un encuentro con periodistas.

“Las cosas sin funcionar de la forma en que deberían. Gente que va a tomar ventaja al respecto, que no son elegibles. Eso va a repercutir en los medios y me asusta que se envenene el pozo sobre este tema. Esta política va a ser mucho más difícil de implementar que lo que la gente piensa y terminará siendo una pesadilla burocrática para los jóvenes”, agregó.

El legislador, que antes del anuncio se encontraba trabajando en un proyecto de ley propio para los ‘Dreamers’, insistió en que la única forma de resolver el problema, de manera definitiva, es a través de la gestión bipartidista en el Congreso.

“Creo que en perspectiva, la historia dirá que lo que el Presidente hizo, trajo una ganancia a corto plazo, a cambio de mucho dolor a largo plazo”, comentó.

Consultado respecto a su proyecto de ley y las posibilidades de incorporar sus ideas en este tema, en la plataforma del candidato republicano Mitt Romney, Rubio aseguró que sigue trabajando, pero proyectó que será difícil lograr avances.

“Nos vamos en agosto y es año de elecciones. Soy un realista, este es un tema difícil para comenzar. Más en este clima. Espero que después de las elección, en enero, tengamos un nuevo Presidente que esté dispuesto a trabajar en esto, de una forma madura y responsable y una mayoría de republicanos en el Senado y la Cámara de Representantes, que entienda que este es un tema con el que necesitamos lidiar”, dijo.

“No hemos tenido conversaciones con la campaña de Romney, respecto a si nuestra propuesta, será parte de la plataforma. Continuamos trabajando. Si tenemos novedades les avisaremos”, detalló a los periodistas congregados durante el encuentro.

Mientras las expectativas respecto al nombramiento del candidato republicano a vicepresidente crecen cada día, Rubio se limitó a eludir los comentarios, sobre una posible designación. Frente a críticas como las del senador republicano Richard Burr (R-NC) que indicaron que le hacía falta más experiencia para el puesto, Rubio comentó que “adquiere experiencia cada día”.

Esta semana, el partido demócrata nombró al alcalde de San Antonio, Julián Castro, como el orador principal de la convención liberal. Cuestionado respecto a su propia participación en el evento del partido republicano, el senador dijo que “no tiene ninguna expectativa”. “Haré lo que ellos me pidan”, agregó.

“La comunidad hispano americana ha madurado políticamente y ha comenzado a involucrarse no sólo influenciando la política pública pero haciéndola”, dijo.

El mandatario viajará hoy, a Orlando, Florida, el mismo destino al que se dirigirá el senador, quien aseguró que se verá envuelto en dar apoyo a más carreras senatoriales en los siguientes meses. Pero por ahora, tiene como meta recordarle a sus votantes, lo que calificó como el fracaso de las políticas del actual gobierno.