Centellazos 2012: Importó más el pelo que el oro de Douglas

Esta y otras forman parte de las historias no deportivas que han surgido durante esta primera semana de Olimpiadas 2012

Guía de Regalos

Centellazos 2012: Importó más el pelo que el oro de Douglas
Con sólo 16 años, Gabrielle "Gabby" Douglas conquistó la medalla de oro en gimnasia para los Estados Unidos.
Foto: AP / Julie Jacobson

La discusión anoche en la red social Twitter no fue sobre el esfuerzo y todo lo que tuvo que superar la joven gimnasta Gabrielle “Gabby” Douglas al mudarse lejos de su familia con tal de entrenarse para ganar el codiciado oro. Sí se habló de su excelente e impecable desempeño, pero el tema que imperó fue que su cabello no lució a la altura de quienes compiten en gimnasia olímpica.

Se le criticó por haber usado demasiado “gel”, por alegadamente utilizar un moño postizo (lo que hacen muchas atletas incluidas las hermanas tenistas Serena y Venus Williams) y por llenarse la cabeza de hebillas. Según algunos, esto hizo que no representara bien a la mujer afroamericana ante los ojos del mundo.

Si se tratara de un concurso de belleza o de estilismo, tal vez estas críticas hubiesen tenido algún nivel de aceptación. Pero Douglas está en las Olimpiadas dando saltos y ejecutando maniobras con un estilo y perfección como muy pocas mujeres en el mundo -sin importar la raza, el color, religión o afiliciación política- han logrado hacerlo.

Quienes así no lo entienden, aún hoy siguen con el aguacero de críticas, mientras que otros se dedican a refutarlos. Lo ideal sería olvidar el pelo y seguir celebrando que Gabrielle Douglas es la primera joven afroamericana que consigue para Estados Unidos, una nación donde impera la diversidad racial- la medalla de oro en gimnasia.

La mujer india que se coló entre la delegación de su país para desfilar durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos ofreció disculpas hoy, al señalar que cometió un “error de criterio”.

Madhura Nagendra dijo al canal noticioso indio NDTV que colaboraba con el elenco de la ceremonia y se dejó llevar por las emociones. Así fue que terminó marchando, con pantalones vaqueros y una chaqueta roja, junto a la abanderada india Sushil Kumar, que iba al frente de una delegación de 40 atletas, elegantemente vestidos con ropas tradicionales del país.

“Todo era caótico”, dijo Nagendra en la ciudad de Bangalore. “Había mucha gente, era un gran suceso, como todos sabemos. Miles de personas estaban caminando y me cegó la emoción. Como resultado cometí un error de criterio que derivó en esto”.

Su aparición inesperada enfureció a los dirigentes deportivos de su país, quienes exigieron una explicación sobre cómo se le permitió desfilar con los atletas.

El jefe del comité organizador de Londres 2012, Sebastian Coe, insistió en que Nagendra no provocó riesgos de seguridad, pues se había sometido a las medidas de control para ingresar a la ceremonia. Unos 10,000 voluntarios aparecieron junto a músicos, actores y bailarines profesionales durante la fastuosa celebración concebida por el cineasta Danny Boyle.

Nagendra, graduada de la universidad y residente en Londres, lamentó sus actos. Dijo que le han herido las críticas y confió en que se le perdone. “Soy una mujer orgullosa de India, con mucho entusiasmo” dijo. “Me lastimó ver todos esos comentarios”.

Escribió “abuela” en sus zapatillas doradas y luchó para contener el llanto.

Fue el homenaje que el veterano Félix Sánchez le dio a la fallecida mujer que dedicó su vida a criarlo, al ganar hoy sin mucho esfuerzo su serie clasificatoria y avanzar a las semifinales en los 400 metros con vallas en el atletismo de los Juegos Olímpicos.

El dominicano se impuso en la sexta y última serie con tiempo de 49.24 segundos, en una carrera en la que aflojó al final para guardar energía para lo que resta de la competencia de pista.

A sus 34 años, el dos veces campeón mundial y monarca olímpico se vio bastante fuerte físicamente. Pero antes y después de la carrera en el Estadio Olímpico en Stratford los recuerdos de su abuela muerta Lilian Peña le invadieron su mente. Fue esta mujer la que lo crió en San Diego, California, y le dio todo el apoyo.

Precisamente hace cuatro años y a un día antes de que Sánchez disputara la primera serie en Beijing, recibió el golpe en su corazón con el fallecimiento de la que fue prácticamente su madre.

“Estoy triste porque ella no está aquí para que pueda vivir este momento conmigo”, dijo Sánchez, quien luchó para contener las lágrimas. “Yo sé que ella está conmigo y todos los dominicanos que me están apoyando. Voy a hacer todo lo posible para ganar otra medalla para ellos”.

“Mis padres se tuvieron que pagar la entrada para verme nadar”, se quejó hoy la venezolana Arlene Semeco, disgustada porque el comité olímpico de su país no habría repartido en forma equitativa las invitaciones que recibió de la organización de los Juegos de Londres 2012.

Tras ser eliminada de la prueba en los 50 metros, Semeco dijo que si bien cuenta con el apoyo del gobierno, “hay mucha desorganización” en la dirigencia.

Más allá de lo deportivo, la principal queja de Semeco fue que su padre y su madre llegaron a Londres desde la ciudad venezolana de Valencia, donde residen, para verla en competencia y tuvieron que pagarse sus entradas.

Lo usual es que los padres de los atletas reciban invitaciones que la organización de los juegos reparte a las asociaciones o federaciones de los países participantes.

“Y, sí”, contestó la nadadora de 28 años cuando se le preguntó si los boletos en poder de la dirigencia venezolana fueron a parar a familiares o amigos de ellos.

“Mis padres tuvieron que pagar su propia entrada”, señaló la venezolana, que además compitió en Atenas 2004 y Beijing 2008.

Semeco destacó que sus progenitores debieron desembolsar “hasta 459 libras (unos $722)” para verla en competencia en el Centro Acuático de la capital británica.

Semeco se quedó afuera de las semifinales en los 50 metros al entrar en el puesto 28 sobre 73 nadadores: Cronometró 25.56 segundos, con lo que además no pudo mejorar el tiempo de clasificación con el que llegó a Londres, que es de 25.21.

Bradley Wiggins festejó su séptima medalla olímpica, y cuarta de oro, con una gran borrachera que comentó, paso a paso, en Twitter.

Fue una borrachera pública como pocas. Una vez finalizadas las ceremonias y presentaciones oficiales tras su victoria del miércoles en la contra reloj, el ciclista comenzó a publicar en Twitter fotos y comentarios de su festejo personal cerca de la Catedral de San Pablo.

Anunció tempranamente que se iba a pegar una “borrachera de locos” y cumplió su palabra.

En determinado momento publicó una foto posando con un trago en una mano y haciendo la V de la victoria con la otra, con el comentario “emborrachándome”.

Más adelante dijo, “tremenda borrachera… esto ha sido algo muy emocionante”.

Con su triunfo en la contra reloj Wiggins pasó a ser el deportista británico que más medallas olímpicas ha cosechado. Su victoria se produjo pocas semanas después de que conquistase el Tour de Francia.

El líder del movimiento olímpico británico Colin Moynihan restó importancia al episodio y dijo que Wiggins “se merece una gran fiesta”.