Un verano en el Capitolio

Estudiantes de secundaria y de universidad son seleccionados cada verano para hacer una pasantía con un legislador californiano en Sacramento.

Un verano en el Capitolio
José Reyes, de El Monte, en la oficina del Senador Kevin de León en Sacramento.
Foto: Araceli Martínez Ortega

SACRAMENTO, California.- José Reyes no cabe de la emoción porque a sus 16 años es la primera vez que sale de su casa en El Monte.

Logró el permiso de sus padres cuando se ganó la oportunidad a través del programa Upward Bound, que ayuda a los estudiantes a ir la universidad, al ofrecer la oportunidad de hacer una pasantía por más de un mes en la sede del poder político de California, el Capitolio Estatal.

Pero el estudiante de la secundaria Mountain View en esa ciudad del Valle de San Gabriel no vino sólo sino junto con 23 estudiantes de secundaria de diferentes partes del estado que se ganaron el derecho a venir al Capitolio a aprender sobre el proceso de hacer leyes.

“Lo que más me ha gustado es que me han enseñado a administrar mi tiempo en el trabajo”, comentó fascinado Reyes, a quien le tocó hacer su pasantía en la oficina del senador demócrata de Los Ángeles, Kevin de León.

“Esta experiencia me va a ayudar mucho a la hora que quiera solicitar mi admisión a la universidad”, comentó el adolescente del Sur de California quien aún no sabe si estudiará leyes o ingeniería.

El grupo de estudiantes de Reyes no es el único en el Capitolio este verano; el proyecto Chicano Latino Youth Leadership trajo a seis estudiantes universitarios latinos por un mes. Diana Ortiz, de Pomona College, fue asignada a la oficina del vicegobernador Gavin Newsom. Eduardo Vázquez, de la Universidad Estatal de California en Sonoma, fue enviado con la senadora demócrata de Davis, Lois Walk. A Karen Islas, estudiante de la Universidad de Stanford, le tocó con el asambleísta demócrata Henry Pérez de Fresno. Daniel Jiménez, de Taft College, está con el asambleísta demócrata Steven Bradford de Inglewood; Anahí Mendoza, estudiante de Harvard, se fue con la asambleísta demócrata de San José, Nora Campos; y Ana Cid, de la Universidad de California en Santa Bárbara, con el asambleísta demócrata de Van Nuys, Bob Bluemenfield.

“Este es el cuarto año que traemos estudiantes universitarios al Capitolio por un mes con una beca de 3,000 dólares”, explicó Érica Romero, voluntaria del proyecto Liderazgo de la Juventud Latina Chicana para el que trabajan más de cien voluntarios latinos.

“Los traemos para que aprendan del proceso legislativo, les enseñamos a hacer negociaciones y los introducimos en los temas de la política pública”, detalló.

Es precisamente el tema de la política pública lo que más atrajo a Anahí Mendoza, estudiante de segundo año de Ciencias Sociales Harvard y originaria de Santa Maria. “Siempre he estado interesada en la política pública”, corroboró.

Mendoza comentó que lo que más le ha apasionado es poder platicar con diferentes personas en el Capitolio Estatal así como conocer temas nuevos.

“He asistido a seminarios con profesores sobre el agua, la pobreza y todo esto me va ayudar para conseguir mi meta de obtener un diploma en leyes y negocios”, señaló.

Karen Islas, quien también está en el grupo de las seis estudiantes que se ganaron un codiciado lugar para venir al Capitolio es de Garden Grove y estudia Ciencias de la Tecnología y Sociología en la Universidad de Stanford.

“Es un gran experiencia ya no sólo venir como turista sino estar detrás del escenario. He aprendido mucho este verano, y me encanta la idea de poder combinar la tecnología y sociedad con el gobierno”, hizo ver.

Lo que más le ha impresionado en el Capitolio es la manera amigable como son recibidos los pasantes por el personal del Capitolio así como conocer temas de los que no estaba consciente.

“Me han abierto los ojos sobre problemas de los que no sabía como la pobreza y la falta de educación en el Valle Central”, comentó.

Los pasantes bajo el proyecto Liderazgo de la Juventud Latino Chicano tienen que pasar un duro proceso de selección para ganarse la oportunidad de vivir un verano en el Capitolio de California. “Tienen que presentar tres ensayos; una carta de recomendación y hasta las calificaciones influyen”, dijo Romero.