Condenan el ataque en Sinaí

Mataron a 16 soldados y policías egipcios en un puesto fronterizo

Condenan el  ataque  en Sinaí
Presidente egipcio decretó ayer tres días de luto por la muerte de 16 soldados y policías de ese país a manos de supuestos terroristas.
Foto: EFE

NACIONES UNIDAS, Nueva York (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó ayer “enérgicamente” el ataque terrorista que el domingo se cobró la vida de 16 soldados y policías egipcios en un puesto fronterizo en la península del Sinaí.

Ban mostró en un comunicado de su portavoz, Martin Nesirky, su “enérgica condena” ante el ataque terrorista perpetrado contra soldados y policías que se disponían a romper el ayuno del mes sagrado de Ramadán.

El máximo responsable de la ONU lamentó que a ese ataque siguiera la penetración por parte de los supuestos terroristas en territorio israelí, “lo que puso en potencial peligro a los ciudadanos de Israel”.

“Esos ataques son totalmente inaceptables”, dijo el secretario general, quien mostró además su esperanza de que sus autores sean “rápidamente” identificados y llevados ante la justicia, al tiempo que envió sus condolencias a las familias de las víctimas y deseó “una pronta recuperación a los heridos”.

Según fuentes de la seguridad egipcia, supuestos yihadistas mataron a disparos a 16 soldados e hirieron a otros siete, cinco de ellos de gravedad, en un puesto militar cerca del paso de Rafah, en la frontera con Gaza.

Las primeras investigaciones de las autoridades egipcias sostienen que un grupo de atacantes entró desde Gaza a través de un túnel en el Sinaí, donde se reunió para cometer el atentado con otro grupo que venía de la península egipcia.

Los terroristas se hicieron con un vehículo blindado y con él intentaron infiltrarse en Israel a través del paso de Karam Abu Salem (Kerem Shalom en Israel), donde las fuerzas israelíes lo destruyeron.

En esa ofensiva contaron el respaldo de cohetes Hawn que fueron lanzados por un grupo desde dentro de Gaza contra el puesto fronterizo.

Fuentes militares israelíes ya habían alertado de que un grupo islamista preparaba un nuevo atentado en la frontera del Sinaí, escenario en los últimos meses de distintos ataques contra policías y gasoductos, actos de contrabando y secuestros.

El pasado 19 de julio, dos agentes de la seguridad central egipcia murieron en un ataque similar perpetrado por desconocidos contra un puesto de control policial en el centro de la península del Sinaí, desmilitarizada a raíz de los acuerdos de paz de Camp David entre Israel y Egipto en 1978.