Refuta nexos con el narcotráfico

La colombiana Dolly De Jesús Cifuentes Villa se declara inocente tras su extradición
Refuta nexos con el narcotráfico
Dolly Cifentes Villa, en Bogotá, Colombia; pasó a la DEA.
Foto: EFE

MIAMI, Florida.- Una presunta narcotraficante colombiana que habría sido compañera sentimental de un hermano del expresidente Álvaro Uribe se declaró inocente de varias acusaciones de asociación ilícita para importar toneladas de cocaína en Estados Unidos.

Dolly De Jesús Cifuentes Villa se presentó el miércoles ante el magistrado federal John O’Sullivan para escuchar las acusaciones que enfrenta y en la audiencia judicial realizada en los tribunales del centro de esta ciudad dijo que es inocente de los cargos de presuntos nexos con la organización de Joaquín “El Chapo” Guzmán, el jefe del cartel mexicano de las drogas de Sinaloa que permanece fugitivo.

La audiencia tuvo lugar un día después de que Cifuentes Villa fuera extraditada de Colombia a Nueva York, donde también enfrenta acusaciones por narcotráfico, según reveló ayer la fiscalía federal.

Las autoridades resolvieron trasladarla de inmediato a Miami para que enfrente el proceso judicial, donde permanece detenida, de acuerdo con información de la fiscalía y el expediente judicial.

Es usual que los presuntos narcotraficantes se declaren inocentes en la primera comparecencia ante un juez. Así, ganan tiempo hasta que presenta formalmente su caso en la justicia. Posteriormente muchos suelen llegar a un acuerdo con el Gobierno para que les reduzcan sus condenas y evitan así un juicio y una sentencia más severa.

La mujer, conocida también por su apodo de “La Menor”, enfrenta en el sur de la Florida cinco cargos de asociación ilícita para fabricar y distribuir drogas entre 2003 y comienzos del 2009 a sabiendas de que esas sustancias serían importadas de manera ilegal a EEUU.

En Nueva York enfrenta otra acusación de asociación ilícita para importar cocaína al país.

Las acusaciones fueron el resultado de una investigación sobre las actividades de Jorge Milton Cifuentes Villa, alias “Jota”, que comenzó en 2006, dijo la fiscalía federal.

La investigación reveló que la organización de los hermanos Cifuentes utilizaba rutas sofisticadas de narcotráfico para distribuir cargamentos de toneladas de cocaína desde Colombia a través de Centroamérica, para que finalmente fuera distribuida en México y EEUU, de acuerdo con la fiscalía.

El nombre de Dolly Cifuentes fue noticia en junio, cuando informes de organizaciones colombianas no gubernamentales revelaron que había sido compañera sentimental de un hermano menor de Uribe (2002-2010).

Un reporte de la Corporación Nuevo Arco Iris señaló que Jaime Uribe, que murió de cáncer en 2001, tuvo una relación con Cifuentes y que de esa relación nacieron dos hijos, adultos en la actualidad.

El exmandatario dijo que le eran ajenas las posibles relaciones extramaritales de su hermano.

Las autoridades colombianas aseguraron que Dolly Cifuentes es hermana de Francisco Cifuentes Villa, un conocido integrante del narcoparamilitarismo que fue asesinado en abril de 2007 en una finca de su propiedad en el departamento de Antioquia, a unos 390 kilómetros al norte de Bogotá.

Francisco Cifuentes Villa se inició en el tráfico de drogas con el famoso capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar, de quien fue su piloto, según la policía colombiana. Escobar fue muerto por la policía en diciembre de 1993.

Tras la muerte de Francisco Cifuentes, según las autoridades, sus hermanos Alexánder, Jorge Milton y Dolly de Jesús, en compañía de María Patricia Rodríguez Monsalve –la viuda de Francisco– asumieron el control de sus negocios ilegales y se aliaron con “El Chapo” Guzmán.

La policía colombiana dijo que los hermanos Cifuentes Villa enviaron unas 30 toneladas de cocaína a Estados Unidos en los últimos tres años.

Dolly Cifuentes era la encargada de blanquear el dinero de la venta de drogas a través de empresas ficticias y de bienes raíces tanto en Colombia como en Panamá y México, de acuerdo con la policía de su país.

“El Chapo” es el narcotraficante más buscado del mundo y por su captura se ofrece una recompensa de hasta cinco millones de dólares.

Todos los hermanos y la esposa de Francisco Cifuentes Villa han sido capturados menos Alexánder, que permanece prófugo.

?>