Llegó el día ‘soñado’

Miles de jóvenes ven su sueño hecho realidad.

Muchos estudiantes  a través de los llamados 'DREAM Teams' por todo el país han luchado por una reforma migratoria.
Muchos estudiantes a través de los llamados 'DREAM Teams' por todo el país han luchado por una reforma migratoria.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Hace cuatro años los papás de Adrián González fueron deportados a México mientras él y sus cinco hermanos quedaron en el desamparo. Este estudiante de Cal State Northridge había perdido las esperanzas de permanecer en el país tras haber llegado a Estados Unidos a los 3 años de edad, hace 22 años. Por eso ayer estaba emocionado, porque el día “soñado” había llegado.

Junto a otros de sus compañeros DREAMers o “Soñadores”, Adrián llegó tempranito a las oficinas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) en Los Ángeles, en un acto simbólico, a solicitar el formulario para la Acción Diferida que le dará la oportunidad de permanecer legalmente en el país y obtener un permiso de trabajo.

Adrián es uno de los tantos estudiantes que a través de los llamados DREAM Teams por todo el país han luchado por una reforma migratoria.

Cuando a sus papás los expulsaron del país y tuvieron que irse a radicar a Tecate, Baja California, Adrián decidió meterse de lleno en ese movimiento estudiantil.

“Mis papás estaban confundidos, me decían que para qué me ponía en riesgo, que también iba a ser para ser deportado”, comentó.

Exponiéndose a esa posibilidad de la deportación, el 12 de octubre de 2011, junto con Neidi Domínguez, Nancy Meza, Francisco Bravo y Tony Ortuño, en un acto de desobediencia civil Adrián se plantó en las oficinas del fiscal en jefe de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) para demandar un alto a las deportaciones de jóvenes indocumentados.

Todos fueron arrestados y enviados a los centros de detención de ICE. Ese acto, a decir de Carlos Amador, dirigente del DREAM Team Los Ángeles, fue el inicio de la lucha por la Acción Diferida luego de que la iniciativa de DREAM Act había sido rechazada en el Congreso.

“Hemos estado organizándonos por muchos años, pero la campaña para la Acción Diferida fue lanzada ese 12 de octubre, cuando estos cinco jóvenes fueron arrestados por ICE”, señaló Amador.

Dos semanas después el presidente Barack Obama anunció un alto a las deportaciones de jóvenes estudiantes y siete meses más tarde el programa que por sus siglas en inglés se conoce como DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), que beneficia a quienes cumplen con ciertos requisitos si llegaron al país antes de los 16 años de edad.

“Ahora mis papás están orgullosos de lo que hicimos”, dijo Adrián sin poder ocultar la alegría. Pero a pesar de que podrá permanecer y trabajar legalmente en el país, Adrián aún no podrá visitar a sus papás en México, a quienes no ve desde aquel 7 de mayo de 2008 cuando los agentes de ICE llegaron a su departamento para arrestar a su mamá.

El permiso que le darán no le permite salir del país y sólo podrá ver a sus papás a través del cerco fronterizo que limita con playas de Tijuana.

“Lo que voy a poder hacer es ir a la frontera para verlos, pero va a ser difícil, porque tan cerca y sin poder darles un abrazo, pero lo bueno que voy a poder verlos, porque hace un poquito más de cuatro años que no los veo”, comentó.

Tony Ortuño, otro de los jóvenes del DREAM Team y recién graduado en ciencias política de Cal State de Long Beach, también estuvo acudió ayer a las oficinas del USCIS.

“Estamos aquí como un acto simbólico, para confirmar que el trabajo que hemos hecho los estudiantes valió la pena y para informarle a nuestra comunidad sobre el proceso de la Acción Diferida, que aunque no es un trámite difícil, hay que poner mucho cuidado en el llenado, porque si no lo hacen bien, ya no pueden aplicar de nuevo”, advirtió.

La tarde del martes el formulario fue publicado por el USCIS en su página de Internet, por lo que Tony se reunió con un grupo de estudiantes para analizar el formulario y les llamó la atención que es un proceso que se tiene que hacer de manera cuidadosa.

“Hay que poner información que si no está involucrada con las organizaciones no sabrá que poner”, mencionó.

Para evitar que sus solicitudes sean rechazadas se recomienda acudir a organizaciones como CHIRLA, CARECEN y APALC.

La procuradora estatal Kamala Harris recomendó que si va a usar a un abogado, revise si está calificado en http://www.CalBar.ca.gov o llamando al 1-800-843-9053.

Si no puede pagar un abogado, la Junta de Apelaciones de Inmigración (Board of Immigration Appeals) ofrece una lista de abogados que dan servicios gratuitos o a bajo costo. Aquí la lista: http://www.justice.gov/eoir/probono/states.htm.