Santos pide perdón a indígenas colombianos

Calificó como un error el que a los nativos se les acuse de tener nexos con las guerrillas

Santos pide perdón a indígenas colombianos
Juan Manuel Santos en una reunión con indígenas en Piendamó.
Foto: EFE

Bogotá.- El presidente Juan Manuel Santos pidió el miércoles perdón a los indígenas por las víctimas del conflicto y calificó como un error el que a los nativos se les acuse de tener nexos con las guerrillas.

“Como jefe de Estado… quiero pedirles perdón por esas víctimas, por esas violaciones de los derechos humanos de ustedes los indígenas, por todas esas muertes… que han venido sufriendo durante tanto tiempo”, aseguró el mandatario en el resguardo La María, en la localidad de Piendamó, en el norte del departamento de Cauca, a unos 345 kilómetros al suroeste de Bogotá.

“Quiero expresarles… mi solidaridad absoluta por todas las víctimas de este absurdo conflicto, que ya lleva medio siglo y que ha cobrado tantas víctimas, no solamente en las comunidades indígenas, (sino) en todo el territorio colombiano”, agregó el gobernante ante centenares de indígenas que, en el último mes, han exigido mejores condiciones de educación y salud, y la salida de sus territorios de la fuerza pública y de los grupos guerrilleros.

El gobierno, sin embargo, ha dicho que la presencia del Estado no desaparecerá de ninguna región del país.

Sobre las exigencias para mejorar por ejemplo los problemas de salud y educación, Santos habló de la conformación de cinco mesas de trabajo entre voceros de los indígenas y funcionarios del gobierno que, un lapso de dos meses, deberían empezar a mostrar resultados. “Aquí lo que escucho (en Cauca) es el anhelo de terminar este conflicto que tanta sangre nos ha costado y tantos muertos”.

El mandatario aseguró que las comunidades tienen razón cuando dicen estar hastiadas de la guerra y calificó como una equivocación el que a los indígenas se les quiera estigmatizar por sus supuestos vínculos con grupos al margen de la ley.

“Yo no considero ni he considerado… a las comunidades, y menos a los del Cauca, como guerrilleros o portadores de violencia. Esa estigmatización la rechazamos y la rechazo yo”, enfatizó Santos, quien calificó esa generalización como un “error (en el que) no voy a incurrir, porque abre heridas en vez de cerrarlas”.

Durante su extensa intervención, el presidente les habló a los indígenas de sus derechos y deberes porque, según dijo, su gobierno respeta los derechos de las comunidades indígenas y también los de los otros 46 millones de colombianos.

“Aquí hay un presidente amigo, un presidente que los respeta, un presidente que los quiere ayudar y también un presidente que tiene que hacer respetar los derechos de los demás colombianos… (Aquí) hay también 46 millones de colombianos que también reclaman…, que también exigen”, dijo.

Finalmente reiteró que quisiera ser recordado como el presidente que logró la paz para Colombia. Si eso sucede, dijo, “moriría tranquilo, entusiasmado”.

Los líderes indígenas nasa habían alistado un vasto paquete de demandas para la reunión del miércoles con Santos, entre las que destacaron autorizar diálogos regionales de paz y la desmilitarización de lo que consideran sus territorios sagrados.

En ese resguardo se congregaron desde la semana pasada al menos 12.000 indígenas, dijo telefónicamente James Yatacué, presidente de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca.

La reunión de la jornada se produjo luego de que el domingo los líderes nasa se levantaran de una mesa de negociaciones, establecida con delegados del gobierno el 23 de julio, alegando que los ministros asistentes carecían de autoridad para decidir temas como el de la presencia de la fuerza pública en los territorios del norte del departamento de Cauca, donde habitan al menos 115.000 nasa.

Santos, que a través de sus delegados rehusó en varias ocasiones la cita, accedió la víspera a reunirse con los indígenas en busca de cesar los reclamos, que se reavivaron a mediados de julio tras una serie de ataques de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a poblados del norte de Cauca, una zona del suroeste colombiano clave porque da acceso tanto a la costa del Pacífico como a regiones del centro del país.

El mandatario también ha insistido que sólo él maneja el tema de los diálogos con la insurgencia y que sólo cuando este convencido de la voluntad de paz de las FARC, de que dejarán las armas y cesarán sus acciones armadas, consideraría establecer una negociación.