Detectan estereotipos de inmigrantes latinos

Un estudio detecta "robustos efectos" de los estereotipos sobre la integración y la vida de los hispanos en Estados Unidos

La percepción que los estadounidenses tienen de los latinos es diferente a cómo perciben a otros grupos de extranjeros, segùn un estudio.
La percepción que los estadounidenses tienen de los latinos es diferente a cómo perciben a otros grupos de extranjeros, segùn un estudio.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

DENVER, Colorado (EFE).- Un grupo de académicos presentó ayer en Denver (Colorado) un estudio en el que se detallan los “robustos efectos” que los estereotipos sobre los inmigrantes hispanos tienen en la integración y la vida de estos inmigrantes en Estados Unidos.

El estudio, dirigido por Jeffrey M. Timberlake, profesor asociado de sociología en la Universidad de Cincinnati, fue presentado en el marco de la reunión anual de la Asociación Sociológica de Estados Unidos, que se realiza en el Centro de Convenciones en la capital de Colorado.

Timberlake y sus colaboradores entrevistaron a 2,150 votantes registrados en Ohio y concluyeron que la manera en que los ciudadanos estadounidenses perciben a los inmigrantes latinos se relaciona fuertemente con las creencias que esos ciudadanos tienen sobre el posible impacto negativo de la inmigración.

Timberlake, doctorado en 2003 en la Universidad de Chicago, se especializa en el análisis de segregación residencial por cuestiones raciales y étnicas, en demografía y sociología urbanas, y en sociología de la población, enfocándose en lo que él denomina “las causas y consecuencias de la injusticia urbana”.

El estudio, titulado Quiénes son ‘ellos’ es importante, encontró que los ciudadanos entrevistados en Ohio no conectan sus creencias sobre las características de los inmigrantes de Asia, Oriente Medio y Europa con su punto de vista sobre inmigración, pero sí lo hacen en el caso de los inmigrantes de América Latina.

Específicamente, el estudio revela que los efectos de los estereotipos con respecto a los inmigrantes latinos son “grandes y robustos, especialmente en cuanto a las actitudes [de los ciudadanos] sobre el impacto de la inmigración en el desempleo, la calidad de las escuelas y la criminalidad”.

“Cualquiera que sigue el discurso público sobre la actual política de inmigración no puede dejar de notar que la gente, antes de dar su opinión [tanto a favor como en contra de las distintas versiones de la reforma inmigratoria], afirman que tienen sentimientos positivos con respecto a la inmigración o que respetan la historia de nuestra ‘nación de inmigrantes'”, dijeron los investigadores en la conclusión del estudio.

“Sin embargo, como lo demuestran nuestros hallazgos, la reacción ante la inmigración con frecuencia pasa por el filtro de las actitudes hacia las características particulares que se cree que un cierto grupo de inmigrantes posee”, agregaron Timberlake y sus colaboradores.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores usaron datos compilados entre noviembre de 2007 y mayo de 2008 por el Instituto de Investigaciones de Políticas Públicas de la Universidad de Cincinnati.

Los investigadores explicaron que Ohio es un “estado ideal” para estudiar las actitudes de los ciudadanos hacia los inmigrantes debido a que “los residentes en la mayoría de las áreas de Ohio tienen poco contacto directo con los nuevos inmigrantes”.

Por eso, las actitudes de esos ciudadanos hacia los inmigrantes se mantienen “relativamente sin verse afectadas por los actuales niveles de inmigración”.

Según datos del censo, en Ohio el 3.8% de sus 11.5 millones de habitantes son inmigrantes. A nivel nacional, el 12.7% de los 311 millones de habitantes de Estados Unidos son inmigrantes.

En Ohio el 3.2% de los habitantes son hispanos, frente al 16.7% a nivel nacional.

A los encuestados se les pidió que atribuyeran características a cuatro grupos de inmigrantes: latinoamericanos, asiáticos, europeos y del Medio Oriente.

Cada encuestado debió evaluar a un sólo grupo de inmigrantes para indicar si los miembros de ese grupo eran ricos o pobres, inteligentes o no inteligentes, autosuficientes o dependientes del Gobierno, dispuestos a integrarse a la sociedad estadounidense o no, y con actitudes violentas o no violentas.

El estudio concluyó que los ciudadanos que asumen que los inmigrantes latinos tienen un impacto negativo en la situación laboral y educativa o en la seguridad de la población (sean esas suposiciones reales o no) también atribuye a este colectivo características negativas.

Por el contrario, no se encontró una correlación similar con respecto a las actitudes hacia los inmigrantes provenientes de otros lugares, y tampoco se halló una fuerte asociación entre los estereotipos hacia todos los inmigrantes y la creencia de que la inmigración dificulta mantener la unidad del país.

El estudio incluyó a investigadores de la Universidad Rice (en Houston, Texas) y de la Universidad Loyola en Chicago, y fue subvencionado por la Universidad de Cincinnati.