Valorar al campesino

El trabajador agrícola debe ser tratado y compensado por su aporte a la economía estatal
Valorar al campesino

La agricultura es una de las mayores fuentes de ingresos de California, generando 37,500 millones de dólares en 2010. Esa riqueza esta basada en los hombros de una fuerza laboral que todavía no recibe la consideraciones de protección y valoración que se merece.

Se estima que cientos de miles de trabajadores agrícolas, cerca de 450,000 campesinos en el punto mas álgido de los meses de agosto y septiembre, ayudan a que nuestro estado represente el 17% de toda la producción agrícola nacional y genere una actividad económica de 100,000 millones de dólares según el Departamento de Alimentos y Agricultura de California.

Nuestro estado produce casi la mitad de las frutas, nueces y vegetales de todo el país.

Por todo esto se podría pensar que estos campesinos serían fáciles de reemplazar por el trato que reciben, pero no es así. Es conocido el experimento realizado por la senadora Dianne Feinstein de colocar ofertas de trabajo en el campo en las oficinas estatales de desempleo sin ningún éxito.

Creemos que lo primero es la mejora de las condiciones laborales. Hay dos proyectos de ley en Sacramento, uno para dar más protección a los trabajadores del calor y otro para castigar a quienes no proveen el agua y refugio de sombra estipulado por la ley.

También importante es la medida aprobada el lunes pasado por el Senado para colocar a los campesinos al mismo nivel de todos los trabajadores californianos con jornadas diarias de ocho horas y 40 semanales. Hasta el día de hoy rige la ley de 1941 que otorga el pago de horas extras si trabajan más de 10 horas al día o 60 horas a la semana.

El proyecto de compensación ya está para la firma del gobernador Brown, esperamos que promulgue esta ley. La oposición de la industria es comprensible porque no quiere aumentar sus costos. Lo inaceptable es seguir eximiendo este sector de las leyes que gobiernan a todos y mucho menos alegar que la explotación de estos trabajadores es para su beneficios.

Ya es hora de respetar la labor de los trabajadores agrícolas. Tal como se aprecia el aporte de la industria agrícola a la economía de California , se debería valorar el trabajo de los campesinos que trabajan en los cultivos.