Desacuerdos sobre presupuesto causarían recesión

Si no se logra un acuerdo entre Obama y el Congreso para enero, expirarán las reducciones fiscales para los contribuyentes y vendrán recortes a programas nacionales y de defensa
Desacuerdos sobre presupuesto causarían recesión
Obama debería lograr un acuerdo con el Congreso para evitar una contracción de la economía.

WASHINGTON — El estancamiento en las negociaciones presupuestales entre demócratas y republicanos posiblemente empuje a Estados Unidos a una recesión en 2013 y costaría 2 millones de empleos para cuando termine ese año, advirtió el miércoles el organismo de análisis presupuestal del Congreso.

La advertencia de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO por sus siglas en inglés), presenta un panorama más lúgubre que una alarma similar que emitió en mayo y aumentó las apuestas políticas en uno de los conflictos que han caracterizado este año electoral entre los dos partidos.

Si no se logra un acuerdo entre el presidente Barack Obama y el Congreso para enero, expirarán las reducciones fiscales para prácticamente todos los contribuyentes y entrarán en vigencia recortes de gasto sobre cientos de populares programas nacionales y de defensa. Ello empujaría al país por el “despeñadero fiscal”, algo que ambos partidos están ansiosos por culparse uno a otro.

El aumento de impuestos y los recortes de gasto previstos sumarían casi 500,000 millones de dólares el próximo año, dice el reporte, una enorme cantidad de actividad extraída de una economía de 16 billones de dólares que ya pasa apuros.

Esa sería la mayor reducción anual en el déficit federal comparada con el tamaño de la economía en más de cuatro décadas, dijo Douglas Elmendorf, director de la oficina del presupuesto.

Hacerlo “probablemente conduciría a una recesión a principios del próximo año”, dijo Elmendorf a reporteros.

Ese panorama causaría que la economía se contrajera 0.5% en 2013 y elevaría el desempleo a cerca de 9% en el segundo semestre de 2012, de acuerdo con el reporte. Elmendorf indicó que eso representarían 2 millones de empleos menos.

La posibilidad de generar una recesión añadió un nuevo nivel de riesgo y complejidad a la pugna electoral de este año, que entre sus temas principales se encuentran la creación de empleos y cómo reducir los colosales déficit presupuestales.

Obama quiere renovar los recortes fiscales, pero dejar que las tasas aumenten para quienes ganen más de 200,000 dólares anuales individualmente o 250,000 como pareja. Los republicanos insisten en que las reducciones deben aplicarse a todos.

La Casa Blanca dijo que el reporte del CBO muestra que es hora de que la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, apruebe recortes fiscales para todos, excepto para los más acaudalados.

La campaña del virtual candidato presidencial republicano Mitt Romney acusó por su parte a la Casa Blanca.

“El reporte de la CBO es otra declaratoria de culpabilidad para las políticas económicas del presidente Obama que han resultado en dispendio, mayor deuda y una creciente carga financiera para la próxima generación”, dijo la vocera de la campaña de Romney, Amanda Henneberg.