‘Rocket’ aún con pólvora

Por ahora, Clemens quiere divertirse y también entretener a muchos fanáticos
‘Rocket’ aún con pólvora
Roger Clemens muestra la camiseta con su legendario número 21.
Foto: AP

SUGAR LAND, Texas (AP).- Apenas unas horas después de que Roger Clemens aceptó integrarse a los Skeeters de Sugar Land, el lanzador ya estaba en el terreno de juego en una liga de softbol para mayores de 50 años.

Y el altamente competitivo Clemens fue rápido en señalar qué tan bien le fue contra ese grupo de peloteros.

“Conecté dos cuadrangulares, por cierto”, dijo.

Las cosas serán un poco más difíciles este sábado, cuando está programada su apertura para el equipo de la independiente Liga del Atlántico en casa contra Bridgeport.

El lanzador derecho de 50 años aceptó jugar para el equipo el lunes y fue presentado el martes.

Sin importar que esto conduzca a Clemens de vuelta a lanzar en las Mayores, el siete veces ganador del Cy Young le restó importancia al asunto y aceptó que está lejos del nivel de un serpentinero de las Grandes Ligas.

“Tengo 50 años. Sólo vamos a salir y divertirnos con esto y hacerlo divertido para los aficionados”, dijo Clemens.

Algunos creen que su regreso a ligas menores es el primer paso para volver a las mayores, donde lanzó por última vez para los Yanquis de Nueva York en 2007, cuando tenía 45 años. Se planea que Clemens aparezca en las papeletas para el Salón de la Fama para los votantes a finales de este año.

De jugar un partido en Grandes Ligas este año, su consideración para el Salón de la Fama podría retrasarse cinco años.

Su regreso al beisbol con los Skeeters de Sugar Land ha sido para divertirse y señaló que “nunca consideró pensar tan a futuro” sobre un posible regreso a las Grandes Ligas, dijo Roger Clemens.

El famoso “Rocket” no está comprometido para tirar más de un solo partido para los Skeeters, que juegan en un suburbio de Houston, explicando que quiere ver cómo sale todo el próximo sábado.

Clemens fue acusado de usar esteroides y hormona del crecimiento humano, algo que negó rotundamente.

El Departamento de Justicia comenzó una investigación respecto a si Clemens había mentido bajo juramento, y en 2010 un jurado investigador le abrió proceso sobre dos cargos de perjurio, tres de haber realizado testimonios falsos y uno de obstrucción al Congreso al testificar en declaración jurada y en audiencia que nunca utilizó ningún fármaco para mejorar el desempeño físico.