Tratan de identificar a vÍctimas

Argentinos buscan identificar cadáveres de migrantes en México
Tratan de identificar a vÍctimas
En esta foto de archivo, trabajadores del Servicio Médico Forense rescatan cuerpos de una fosa clandestina.
Foto: Archivo / La Opinión

MEXICO, D.F., (AP).- Un grupo de expertos forenses de Argentina espera identificar a decenas de cadáveres de migrantes enterrados de fosas comunes en el sur de México para darle una pronta respuesta a familias que desde hace tiempo esperan noticias de sus parientes, informaron el martes los especialistas.

Mercedes Doretti dijo que esperan encontrar unos 80 cuerpos, algunos de los cuales llevan enterrados 12 años. Otros fueron inhumados hace apenas dos meses.

Los cadáveres fueron encontrados, sin una manera inmediata de identificarlos, cerca de caminos o vías de ferrocarril en una de las rutas preferidas por los migrantes centroamericanos para llegar a Estados Unidos.

Al paso de los años, las autoridades han recogido los cuerpos y los han enterrado en tumbas comunes en el cementerio de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala.

La mayoría de los migrantes que intentan cruzar México provienen de América Central. En el trayecto sufren con frecuencia agresiones, secuestros, robos e incluso la muerte.

El Equipo Argentino de Antropología Forense, una organización no gubernamental, espera tomar el ADN de los cuerpos con la intención de compararlo con el de parientes de migrantes desaparecidos.

“Hay familias que están esperando hace años una respuesta” sobre el destino de sus parientes desaparecidos, enfatizó Doretti.

Consideró que en principio no habría problema en la extracción del ADN, pero que el proceso podía tardar de dos a tres meses. Los expertos, incluidos médicos, antropólogos y arqueólogos, comenzaron las excavaciones el lunes.

Los especialistas trabajan en colaboración con la procuraduría de justicia del estado de Chiapas y con varias organizaciones no gubernamentales.

El grupo prevé también la elaboración de bases de datos mediante entrevistas con parientes de los desaparecidos, así como tomándoles muestras de ADN para hallar potenciales coincidencias.

En medio de un entorno de violencia contra los migrantes y de una encarnizada lucha entre carteles de la droga, México tiene un enorme retraso en la identificación de los cadáveres.

Unos 16,000 cuerpos hallados en México desde 2000 no han sido aún identificados, de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, un organismo gubernamental autónomo.

El equipo lleva casi 30 años de trabajo en Argentina y casi 26 años en otros países del mundo, pero es la primera vez que exhuma restos de migrantes en México.

Mientras tanto, elementos del Ejército localizaron al menos cinco fosas clandestinas con restos humanos, en su mayoría calcinados, en el estado de Michoacán que en los últimos años se ha visto afectado por la violencia del narcotráfico.

La Procuraduría de Justicia de Michoacán señaló el martes en un parte policial que las fosas se encontraron en las faldas de un cerro de la municipalidad de Tuxpan, donde también había rastros de al menos dos fogatas.

Las autoridad estatal señaló que en el lugar había más de 150 fragmentos óseos, tanto enterrados como sobre la superficie, que medían desde uno hasta 15 centímetros, sin que hasta ahora se haya podido determinar a qué parte del cuerpo correspondían.

Algunos de los fragmentos se encontraron “revueltos entre pedazos de leña quemada y carbón”, refirió la Procuraduría estatal.

La violencia de las drogas ha dejado más de 47,500 asesinatos atribuidos al crimen organizado, según la última cifra oficial divulgada y que considera de diciembre de 2006 a septiembre de 2011. Algunos grupos civiles dicen que la cifra ya alcanza al menos los 60,000 muertos y que la estrategia seguida por el presidente Felipe Calderón, lejos de mitigar la violencia, la ha ampliado debido a que fragmentó a los cárteles.