Cuatro décadas de la lucha chicana

Movimiento chicano llevará a cabo marcha este sábado desde el Este de los Ángeles

Cuatro décadas de la lucha chicana
Guillermo Suárez, coordinador del NCMC.
Foto: J.Emilio Flores / La Opinión

La autodeterminación de los pueblos, la defensa de los derechos humanos, el acceso a la educación y su posición en contra de la guerra, es la agenda que a 42 años de la histórica marcha en el Este de Los Ángeles continúa impulsando el movimiento chicano.

“La situación actual es de racismo, de más ataques a la educación, a la cultura, a nuestra comunidad, es por lo que estamos invitando a que marchen este sábado”, dijo Jaime Cruz, director del Comité Nacional Moratoria Chicana (NCMC).

Se refirió a la marcha que habrá este sábado en el Este de Los Ángeles, del parque Atlantic al parque Salazar, en conmemoración de la moratoria chicana de 1970.

El objetivo, además de recordar la muerte del periodista Rubén Salazar, considerado el mártir del movimiento chicano; es insistir en la exigencia de justicia social para la comunidad mexicoamericana o chicana.

“No hay mucha diferencia con la agenda de aquel entonces, porque todavía tenemos una posición en contra de la presencia militar de Estados Unidos en las Américas y en el mundo, y porque todavía falta mejorar nuestros barrios”, mencionó Cruz.

Para el NCMC, aunque hay más funcionarios latinos electos, que Antonio Villaraigosa es el alcalde de Los Ángeles y Gloria Molina una supervisora del condado, eso no ha significado mejores condiciones para la comunidad.

La marcha dará inicio a las 10:00 de la mañana por el bulevar Whittier y al mediodía en el parque Salazar se realizará un mitin político y cultural que durará hasta las 5:00 de la tarde.

“Vamos a tener varios oradores sobre la situación en México, la crisis en la educación, el genocidio étnico en contra de los pueblos latinos, chicanos y mexicanos, habrá grupos musicales y danza folclórica”, mencionó Guillermo Suárez Medina, coordinador del NCMC.

Cruz y Suárez ofrecieron ayer una conferencia de prensa frente al establecimiento donde hace 42 años murió Rubén Salazar al ser impactado por una lata de gas lacrimógeno que arrojaron agentes del Departamento del Sheriff para dispersar la protesta que se realizaba en contra de la guerra de Vietman.

En ese lugar, que en 1970 era el Silver Dollar Café y que hoy en día es una iglesia cristiana del Pentecostés, los activistas chicanos indicaron que a más de cuatro décadas a los chicanos les siguen negando oportunidades de educación, atención médica y vivienda.

“Las exigencias y demandas siguen igual, porque las condiciones sociales no han cambiado tanto desde 1970, vemos que se nos niega el acceso a la educación, que se nos niega la representación política, que la policía nos sigue matando, inmigración nos sigue deportando, se siguen violando los derechos humanos de nuestra comunidad, nada más hay que ver lo que está pasando en Anaheim”, señaló Suárez.

En el mítin político y cultural se expondrá también la situación por la que atraviesan las universidades y colegios comunitarios de California, donde están eliminando los programas de estudios chicanos.

“Es necesario recordar esta fecha porque en este país hay quienes quieren cambiar nuestra historia”, apuntó por su parte Cruz. “Todo esto es México ocupado, no tienen respeto por nuestra historia”.

Entre las demandas de la marcha de este sábado también se incluye la exigencia de una democracia verdadera en México y el rechazo a la imposición del priista Enrique Peña Nieto.

El NCMC utiliza el término chicano para identificar a los mexicoamericanos a diferencia de latino o hispano.

“No somos latinos ni hispanos, porque eso significa negar nuestra herencia indígena, autóctona, y al negar nuestra identidad nacional se nos niega el derecho a controlar, retomar y rescatar nuestras tierras”, explicó Suárez. “El término hispano fue creado por una comisión del presidente richard Nixon para confundir y dividir”.

El movimiento chicano es una extensión del movimiento por los derechos civiles de los mexicoamericanos de los años 40, dentro del cual hay quienes abogan por la autodeterminación del pueblo, otros por un Aztlán socialista y otros por la reunificación socialista de México.