Poeta con laureles: Alejandro Murguía (video)

La ciudad de San Francisco reconoció a este californiano como poeta laureado.

Poeta con laureles: Alejandro Murguía (video)
Alejandro Murguía firma uno de sus libros en instalaciones de Radio Bilingüe.
Foto: Chelis López / El Mensajero

SAN FRANCISCO.— Alejandro Murguía, el profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Estatal de San Francisco, y dos veces ganador del premio “Libro Americano”, ha sido nombrado poeta laureado de la ciudad por el alcalde Ed Lee.

El fundador y exdirector artístico del Centro Cultural de la Mission ha contribuido siempre a la vida literaria de la “ciudad de los poetas”, como él mismo llama a San Francisco. Es el sexto poeta laureado de nuestra ciudad, es decir, el poeta oficial de San Francisco, reconocimiento que también han recibido Jack Hirschman y Lawrence Ferlinghetti. Recientemente el gobernador Jerry Brown convirtió en poeta laureado, pero de California, a otro latino: Juan Felipe Herrera.

Regresó a los cinco años de edad a California —estado donde nació— luego de haber vivido un tiempo en México.

Este poeta laureado, quien prefiere escribir con lápiz, publicó su primer poema a los 19 años, aunque comenzó el ejercicio literario desde los 15. Entre sus obras más conocidas se encuentran “Esta guerra llamada amor” y “Southern Front”.

“El poema debe tener ritmo y voz, eso es importante, porque tiene que llevar espíritu y sentido. Yo leo mis poemas muchas veces en voz alta antes de presentarlos en público”, dice Murguía.

Para el poeta, el bajo índice de lectores de poesía en Estados Unidos pudiera deberse a que muchos creen que los poemas son difíciles de leer. Por eso, considera que “la poesía tiene que ser accesible al lector, usar el lenguaje de todos los días, de las calles, de la casa. Tiene que ser el lenguaje del pueblo, porque el pueblo espera que el poeta le dé voz a sus deseos y sueños, como el tema de educación e inmigración. Con ese enlace entre ambos puede surgir la mejor poesía”, comenta.

“El lenguaje se distorsiona, confunde las cosas, como decir que el inmigrante es indocumentado, cuando en verdad es refugiado de guerras económicas, políticas, de la mal llamada guerra contra las drogas en México. Los políticos nunca se han enfocado en la política de Estados Unidos contra América Latina, que tiene que ver con la cuestión de los refugiados. El golpe de Estado en Honduras, donde Estados Unidos tuvo que ver. Honduras se volvió el país más violento del mundo, con la cifra más alta de periodistas asesinados, el golpe lo destruyó y desestabilizó y cuántos refugiados no han salido del país y a dónde van, pues a los Estados Unidos, huyendo de una casa en llamas. Cuántos no salieron de El Salvador durante su guerra”, describió.

Ahora, como poeta laureado, tiene la idea de establecer talleres de poesía para políticos y funcionarios públicos, porque cree que los políticos hablan mucha “paja” y debieran hacer más humano su lenguaje político. También quiere hacer un “Flor y Canto” para niños menores de 12 años.

En referencia a la obra del poeta Javier Sicilia, El Mensajero le preguntó si cree que la poesía puede generar cambios sociales y políticos, y respondió citando al escritor uruguayo, Eduardo Galeano: “Pensar que un libro puede cambiar a la sociedad, es absurdo, pero pensar que la sociedad se puede cambiar sin libros, es igual de absurdo”.

Murguía señaló que parte de la tarea del poeta es nombrar las cosas del mundo: “Si nuestro país está en guerra, la tarea es nombrar a los muertos para que no sean sólo una cifra y ver el impacto de la violencia”.

Recordó a la Brigada Roque Dalton que dio nombre y cara a los muertos de la guerra en El Salvador, sobre todo a poetas y escritores de donde, según comentó, nació la primera antología de poesía centroamericana. “Sigue siendo la tarea del poeta, el saber quiénes son esos muertos, si supiéramos un poco sobre ellos cambiaríamos la actitud de las guerras”, dijo.

El poeta Laureado aceptó el reconocimiento en nombre de su comunidad, porque lo entiende como un honor para todos.

Entre sus deseos está el organizar un festival para jóvenes, y un Flor y Canto Internacional entre San Francisco y su ciudad hermana, Barcelona. También quisiera poesía en las banquetas, en los camiones y murales de poesía.

Alejandro Murguía dará un discurso publico en el otoñó como parte de este premio.