Posponen convención republicana

Hasta los políticos están en espera del embate de Isaac
Posponen  convención republicana
"Isaac" agregó penurias a las dificultades que enfrentan miles de sobrevivientes del terremoto del 2010.

MIAMI, Florida.- El Comité Nacional Republicano (RNC) decidió ayer cancelar la programación del lunes y posponer hasta el martes todos los actos importantes y discursos de la convención del partido, que dará oficialmente la nominación a Mitt Romney como candidato a la presidencia de EEUU.

Debido a las “predicciones de tiempo inclemente” por la tormenta tropical “Isaac”, que llegará mañana a Florida, “la convención se abrirá el lunes y entrará inmediatamente en receso hasta el martes por la tarde”, dijo en un comunicado el presidente del RNC, Reince Priebus.

El gobernador de Florida, Rick Scott, canceló poco antes su discurso de apertura de la convención, previsto para el lunes, para coordinar la respuesta a la tormenta, tras declarar el estado de emergencia ante la posibilidad de que se convierta en huracán.

Con Florida en estado de emergencia, la población acelera los preparativos y las autoridades decretan el cierre de escuelas y organismos y la cancelación de actos públicos.

“Es preciso que en los cayos y el sur de Florida se mantengan informados, porque están bajo aviso de huracán. Hoy tienen que tener todo ya hecho, porque los primeros vientos pueden llegar mañana”, explicó el meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU Robert Molleda.

Apuntó que “Isaac” podría pasar por el tercio sur de Florida el domingo por la noche y “cuanto más tiempo pase sobre aguas calientes” como las del estrecho de Florida, “es más probable que adquiera más fuerza”.

Así, dijo que cuando azote a Florida podría ser un huracán de categoría 1, lo que ha llevado a poner en alerta a la mitad sur del estado, incluida la Bahía de Tampa, donde el lunes debe comenzar la Convención Nacional Republicana.

Por el momento, la preocupación se centra en los cayos. Allí el Condado de Monroe (que incluye toda la cadena de cayos y el sureste del humedal subtropical de los Everglades) ha decretado el cierre de colegios y administraciones públicas el lunes, y de los aeropuertos de Cayo Hueso y Marathon a partir de hoy.

Se ha instado a los turistas de la zona a que regresen a sus casas, al tiempo que en otros condados como Collier y Lee también se ha decretado el cierre de las escuelas el lunes y se han suspendido festejos previstos para los próximos días.

Más al norte, en el condado vecino de Miami-Dade, que incluye el área metropolitana de Miami, también se ha establecido el cierre de colegios el lunes, atracciones como el zoo y el acuario y campos de golf, al tiempo que los refugios de animales ya no admiten más mascotas.

“Estamos comprando cosas enlatadas, porque cuando se va la luz uno no puede cocinar. También hemos comprado frutas, vegetales,… todo lo que pueda aguantar fuera del frigorífico”, dijo a Efe Johan Josué en un supermercado del centro de Miami.

Durante toda la mañana del sábado el río de Miami era una continua procesión de embarcaciones de recreo. Sus dueños las alejaban del mar, río arriba, para guardarlas y protegerlas de los fuertes vientos y lluvias que se esperan.

Otro de los preparativos básicos es echar gasolina, como hacía hoy Fernando Comas, quien explicó a Efe en una estación de servicio que “hay que tener el tanque lleno, la casa preparada, todo listo, porque parece que el huracán viene. Hay que estar preparado porque no sabemos qué tan fuerte va a ser”.

“Soy cubano y estoy cansado de vivir huracanes. Primero en Cuba y luego aquí. Tenemos una larga experiencia en eso”, dijo resignado al lado de José Rodríguez, quien aseguró estar ya listo- “Estamos preparados. Nuestra casa tiene todo lo que hace falta para esperar al huracán. Ya he vivido unos cuantos huracanes, como el Katrina, que hizo bastante daño, pero no tengo miedo”.

En el aeropuerto de Miami se suspendieron varios vuelos dirigidos a lugares del Caribe afectados por la tormenta.

En la memoria de muchos habitantes de Miami -donde en la últimas horas no ha parado de llover- permanecen los malos momentos pasados durante el azote de huracanes anteriores, entre ellos el de categoría 5 “Andrew”, del que esta semana se cumplen 20 años.

Jesús Mesa, que tiene un establecimiento de obras de arte en la popular Calle Ocho, estaba hoy colocando las placas antihuracanes en las ventanas “para asegurarnos de que no entre agua”.

Las previsiones no incluyen un impacto directo ni en Tampa ni en Miami, las dos mayores áreas metropolitanas del estado, pero los meteorólogos advierten que podría cambiar de intensidad y dirección cuando atraviese el estrecho entre Cuba y Florida.