Romney apila reseñas de adinerados

Para reunir grandes fondos, el candidato republicano recurre a una firma especializada en el análisis estadístico
Romney apila reseñas de adinerados
Mitt Romney (d), con su compañero de fórmula, Paul  Ryan, en un acto de campaña en Michigan.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C.- El éxito de Mitt Romney para recabar cientos de millones de dólares en la contienda presidencial más costosa en la historia de Estados Unidos puede rastrearse en parte hasta un proyecto sigiloso que revisa datos personales para identificar a posibles donantes acaudalados, encontró una investigación de The Associated Press (AP).

Para ese plan de acopio de datos, que incluye historial de compras y asistencia a templos, el aspirante republicano recurrió calladamente al menos desde junio a una firma poco conocida especializada en el análisis estadístico, la cual hizo trabajos de mercadotecnia para un colega relacionado con Bain & Co. -la empresa de consultoría administrativa que Romney solía dirigir-.

El director de Buxton Co., Tom Buxton, confirmó a la AP los trabajos de su empresa para ayudar a Romney en la identificación de republicanos adinerados de cualquier parte del país que podrían donar a su campaña. La compañía tiene sus oficinas en Fort Worth, Texas.

El equipo de campaña de Romney declinó abordar formalmente su relación con Buxton y con el éxito del proyecto en general.

Éste muestra que las mismas estrategias que emplean las empresas para tener influencia en cómo la población compra y piensa ahora también se utilizan para influir en las elecciones presidenciales.

La información personal que a menudo la población comparte inadvertidamente con el uso de tarjetas de crédito o al ingresar a Facebook ahora es recolectada por las personas que pudieran llegar a ocupar la Casa Blanca.

No hay registros de que Buxton reciba pagos del equipo de campaña de Romney, del Comité Nacional Republicano o del comité conjunto sobre recaudación de fondos. De acuerdo con las leyes federales, las compañías no pueden utilizar dinero ni recursos empresariales -como el análisis de datos exclusivo- para hacer contribuciones en especie a campañas.

La operación de Romney parece ser el primer ejemplo de una iniciativa política que utiliza ese tipo de exhaustivo de análisis de datos. La campaña de reelección del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es conocida desde hace tiempo como una entidad hábil en el manejo de datos, pero el proyecto de Romney parece tomar una página de la revista Fortune con los empresarios más acaudalados del mundo y profundizar en la información disponible sobre sus hábitos de consumo.

Buxton explicó que trabaja para la campaña de Romney porque quiere “estar en el equipo ganador”.