Trabajadores siguen en pie de lucha

Trabajadores siguen en pie de lucha
A pesar de que hace varios meses un grupo de trabajadores del supermercado Golden Farm en Brooklyn lucha por formar un sindicato para garantizar defender sus derechos y lograr mejores salarios la lucha aún continúa.
Foto: Archivo

Nueva York – A más de un año de intensa lucha, empleados latinos del supermercado Golden Farm, en Kensington, Brooklyn; mantienen el puño en alto con tal de lograr mejoras laborales.

Con el respaldo de la organización Nueva York Comunidades por el Cambio (NYCC), trabajadores realizan un boicot permanente en contra de la empresa que según ellos, les robó miles en horas extra no pagadas durante varios años de trabajo.

Lucas Sánchez, organizador de NYCC, informó que desde el 18 de agosto hasta tiempo indefinido, se invitará a los vecinos a no comprar en una compañía con graves violaciones laborales.

“Los residentes recibieron la campaña con brazos abiertos. Muchos clientes dejaron de comprar. Hay un verdadero apoyo para nuestros trabajadores latinos”.

Michael Klein, de 55 años, es uno de los ex clientes de Golden Farm- situado en 329 de la Avenida Church- que se unió al boicot.

“No estoy de acuerdo con que trabajadores inmigrantes sean robados. Yo vivo al cruzar la calle y es mi obligación demandar mejores condiciones laborales en mi vecindario”.

Activistas de NYCC comentaron que las protestan continuarán mientras que Sonny Kim, dueño del lugar, no acceda a las demandas exigidas hace más de un año, que son el pago de días enfermedad, un contrato por sindicato para los trabajadores y compensación por horas extras no pagadas.

En junio de 2011, trece empleados latinos interpusieron una demanda laboral contra Kim, por hacerlos trabajar durante años más de 72 horas a la semana, pagándoles por debajo del salario mínimo.

En abril pasado, los empleados organizaron un boicot de 24 horas, ocasionando que unos 800 clientes no compraran en el lugar, según NYCC.

José Manuel Peralta, de 26 años, apuntó que durante cuatro años ganó unos $360 semanales por 12 horas diarias. A raíz de las continuas protestas, Kim convino pagar el salario mínimo; sin embargo, aún ha pagado por las horas extra adeudadas.