Defensa del soldado Manning acusa a EEUU de retener pruebas

Una serie de tres audiencias previas al consejo de guerra al que será sometido se siguen esta semana.
Defensa del soldado Manning acusa a EEUU de retener pruebas
Militares escoltan al soldado Bradley Manning.
Foto: EFE / Archivo

Washington.- La defensa del soldado Bradley Manning, acusado de entregar miles de documentos a WikiLeaks, culpó al Gobierno estadounidense de no haber entregado más de mil correos electrónicos relacionados con su detención preventiva.

En una audiencia celebrada en Fort Meade (Maryland), su abogado David Coombs solicitó que se entreguen los 1,290 correos “pendientes” procedentes de la Base de la Infantería de Marina en Quantico (Virginia) referentes a las condiciones de confinamiento en las que estuvo el soldado tras su detención.

El gobierno ha revisado 1,374 correos intercambiados entre el personal de la base sobre la situación de Manning durante su detención pero sólo ha facilitado a la defensa 84.

Coombs considera que son “vitales” para la poder demostrar el trato “punitivo” que recibió Manning durante su estancia en la prisión de máxima seguridad en Quantico, donde permaneció entre el 29 de julio de 2010 y el 20 de abril de 2011, antes de ser trasladado a la prisión de la base Fort Leavenworth (Kansas).

Manning, acusado de entregar miles de documentos clasificados a WikiLeaks, compareció este martes en una serie de tres audiencias que se seguirán esta semana en el complejo militar de Fort Meade, previas al consejo de guerra al que será sometido y para el que todavía no hay fecha.

Ésta era su primera comparecencia después de la polémica generada por el fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, quien está asilado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia donde es requerido por un delito sexual y desde donde pidió al Gobierno estadounidense la liberación de Manning.

Estaba previsto que en las audiencias se tratara una moción que introdujo en julio Coombs en la que pide que se retiren todos los cargos alegando que su cliente recibió un trato inapropiado y un “castigo ilegal” previo al proceso legal en Quantico.

Coombs ha denunciado que su cliente fue ubicado en una celda de 1 metro por 2 metros, vigilado constantemente, dormía desnudo, era levantado a las cinco de la mañana, sólo disponía de 20 minutos al aire libre y en ocasiones fue “acosado” por sus guardas.

No obstante, la falta de las pruebas requeridas ha hecho que el asunto se retrase hasta las audiencias que se celebrarán entre el 1 y el 5 octubre.