Ofrece disculpas arzobispo Cordileone por conducir alcoholizado

El arzobispo electo de San Francisco dijo sentirse avergonzado por su falta de juicio.
Ofrece disculpas arzobispo Cordileone por conducir alcoholizado
Salvatore Cordileone.
Foto: AP Photo / Steve Ruark

SAN DIEGO (AP) – El arzobispo católico electo de San Francisco se disculpó por su arresto bajo sospecha de conducir ebrio, comportamiento que dijo, le “avergonzó” a él y a la iglesia, aunque expertos legales aseguraron que es poco probable que su promoción se detenga.

El reverendo Salvatore Cordileone señaló en un comunicado emitido ayer por su oficina, que se dirigía a casa luego de una cena con amigos en San Diego con su madre y un amigo sacerdote visitante la madrugada del sábado, cuando fue detenido en un punto de revisión cerca de la Universidad de San Diego.

El comunicado dice que una prueba de sobriedad demostró que su nivel de alcohol en sangre estaba por encima del límite legal, aunque Cordileone no reveló en qué medida.

“Pido disculpas por mi error de juicio y me siento avergonzado por la desgracia que he traído a la Iglesia y a mí”, aseveró. “Rezo para que Dios, en Su sabiduría inescrutable, traiga algo bueno de esto”, agregó.

Cordileone, de 56 años, actualmente se desempeña como obispo de Oakland y está previsto para ser instalado como arzobispo de San Francisco el 4 de octubre, cinco días antes de su primera cita en la corte.

El Papa Benedicto XVI lo eligió el mes pasado para reemplazar el arzobispo George Niederauer, que se retira en octubre.

Cordileone fue detenido alrededor de las 12:30 am en las afueras del campus, en una zona residencial de casas modestas, edificios de apartamentos y restaurantes donde los estudiantes universitarios se mezclan con la población general.

El arzobispo electo fue fichado en la cárcel del Condado de San Diego dos horas más tarde, y liberado a las 11:59 am del sábado con una fianza de $2,500, según los registros del alguacil. La oficina del fiscal de la ciudad de San Diego, que procesa por delitos menores por faltas relacionadas con conducir en estado de ebriedad, señaló que no había recibido un informe sobre el arresto.

Cordileone tomó una prueba de alcoholemia que confirmó el contenido de alcohol en su sangre encima del límite legal de California de 0.08 por ciento, dijo el oficial Mark McCullough, pero se negó a decir cuánto.

“Era un conductor obviamente afectado, pero fue muy cordial y amable en todo”, dijo McCullough, quien se encontraba en la escena. “Él no era un borracho beligerante en absoluto … No hubo ningún problema con él toda la noche”, añadió.

Cordileone, una de las 11 personas que fueron detenidas en el retén de esa noche, se identificó como sacerdote, dijo McCullough. Un oficial hizo una búsqueda en Internet y se enteró de que era el arzobispo electo.

Expertos en derecho canónico aseguraron que una infracción penal no traería automáticamente como consecuencia un retraso en la instalación de Cordileone como arzobispo, prevista en la Catedral de Santa María el 4 de octubre próximo, el día de la fiesta del santo patrón de San Francisco, San Francisco de Asís.

Debido a que los obispos católicos están sometidos solamente al Papa, cualquier efecto disciplinario tendría que venir del Vaticano, señaló Michael Ritty, un abogado canónico en la práctica privada del estado de Nueva York.

“Si hubiera algo, sería manejado en Roma, probablemente por la Congregación para los Obispos. Dependiendo de la pregunta o el tipo de infracción penal, puede ir directamente al Papa o la forma más directa que se pueda conseguir”, dijo Ritty.

Cordileone es nativo de San Diego, donde fue ordenado como sacerdote en 1982. Ha sido obispo de Oakland por un poco más de tres años, y antes de eso, se desempeñó como obispo auxiliar de San Diego.