Promete justicia a diplomáticos

El mandatario perfiló cuatro hipótesis de los hechos: negligencia, falta de capacitación, falta de confiabilidad y complicidad.
Promete justicia a diplomáticos

MÉXICO, D.F.- El presidente Felipe Calderón prometió justicia al embajador de Estados Unidos, Anthony Wayne, por el ataque a dos de sus diplomáticos el pasado viernes por parte de policías federales en Tres Marías, entre el estado de Morelos y el Distrito Federal.

El mandatario perfiló cuatro hipótesis de los hechos: negligencia, falta de capacitación, falta de confiabilidad y complicidad.

Cualquiera que sea la causa -dijo en un foro al que acudió Wayne- no puede admitirse y debe castigarse e investigarse a fondo “con todo el rigor y severidad”. “Quiero manifestarle al embajador que lamento profundamente los sucesos”.

El diplomático respondió a la prensa que el gobierno norteamericano trabaja a la par de las autoridades mexicanas en la averiguación donde estuvieron involucrados 12 policías que dispararon a una camioneta con placas de la cancillería en la que viajaban dos diplomáticos y un marino rumbo a una base militar.

“Hay muchos esfuerzos por las autoridades de ambos países para preparar y utilizar esta investigación y vamos a ver los resultados de esto”, dijo un esquivo Wayne.

La Secretaría de Seguridad Pública dejó entrever que la balacera fue parte de una confusión o una mala reacción de los policías que perseguían un delito en la región –aparentemente el secuestro de un empleado del gobierno- y que los funcionarios hicieron un alto al vehículo diplomático, pero éste no se detuvo.

La PGR investiga si los policías estaban uniformados al momento del operativo. La subprocuradora de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, Victoria Pacheco, declaró que cuando los elementos de la Policía Federal llegaron al Ministerio Público estaban uniformados, pero pudieron cambiarse la ropa previamente.

El lunes, los involucrados fueron imposibilitados para movilizarse en libertad, una figura legal que se conoce como “arraigo”, mientras la PGR investiga su probable participación en los delitos de homicidio en grado de tentativa, daño en propiedad ajena, lesiones, abuso de autoridad y uso indebido de la función pública.

Calderón agradeció al embajador norteamericano el apoyo de su socio y vecino a través de la Iniciativa Mérida para el combate al narcotráfico, a través de la cual EEUU otorga capacitación y equipamiento a personal de seguridad en México.

“El narcotráfico no es una tarea para que combata el gobierno mexicano, es un problema común y que debe combatirse en común”.