‘Irán debe influir en Siria por paz’

La ONU pide a Teherán que ayude a no militarizar más el conflicto

Guía de Regalos

‘Irán debe influir en Siria por paz’
El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, saluda al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al comienzo de su reunión dentro del marco de la Cumbre del Movimiento de Países No Alineados en Teherán.
Foto: AP

NACIONES UNIDAS, Nueva York.— El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió ayer a los máximos líderes religiosos y políticos de Irán a que usen su influencia para detener la violencia en Siria y evitar militarizar aún más el conflicto en ese país.

Ban “reiteró su oposición a la militarización adicional del conflicto, y llamó a todos los Estados a suspender el aprovisionamiento de armas a todas las partes en Siria”, de acuerdo con uno de sus voceros, Martin Nesirky.

En una teleconferencia desde Teherán, Nesirky indicó además que en las reuniones sostenidas este día, Ban urgió a los lideres iraníes a que promuevan un “diálogo político creíble que satisfaga las aspiraciones legítimas del pueblo” de Siria.

El titular de la ONU sostuvo las reuniones en el marco de la Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, que se celebra en Teherán del 30 al 31 de agosto con la participación de casi un centenar de países.

El dialogo sucedió, además, días después de que diversos reportes de prensa consignaran que Irán apoya al Gobierno de Siria no sólo con la entrega de armas sino supuestamente mediante el envío de tropas a territorio sirio.

Al margen de los reportes, líderes iraníes han asentado su determinación de apoyar al Gobierno del presidente Bashar al Assad y de evitar su deposición incluso por medios militares.

Las reuniones fueron sostenidas con el presidente Mahmoud Ahmadinejad, con el líder supremo Ali Khamenei, con el secretario general del Consejo de Seguridad Nacional y con el líder del Parlamento iraní.

Tanto Estados Unidos como Israel se opusieron a la visita del titular de la ONU a Irán, que fue vista por algunos analistas como una victoria diplomática para el Gobierno de Teherán.

Quizá por ello, Ban abordó en sus reuniones los temas más relevantes respecto de Irán en la arena internacional, como su programa nuclear, las violaciones a los derechos humanos contra su población y su incendiaria retórica sobre Israel.

El máximo funcionario de la ONU expresó que lamentaba los escasos avances tangibles resultados de las pláticas de Irán con las potencias mundiales sobre su programa nuclear, y llamó a ese Gobierno a ofrecer evidencia de sus intenciones pacíficas al respecto.