Piden evitar el cierre de dispensarios

Las autoridades municipales planeaban clausurar unas 800 clínicas a partir del 6 de septiembre

Piden  evitar  el  cierre de dispensarios
Partidarios del referendo y pacientes de la marihuana medicinal, dicen haber recaudado 50,000 firmas para evitar cierre.
Foto: Isaias Alvarado / La Opinión

Las 50,000 firmas que ayer sometieron defensores de usuarios de la marihuana medicinal, para incluir un referendo en una elección especial, lograron suspender los cierres de dispensarios en Los Ángeles.

Las autoridades municipales planeaban clausurar unas 800 clínicas a partir del 6 de septiembre, por una ordenanza que aprobó el Concejo de la Ciudad el 24 de julio, argumentando una proliferación de tiendas ilegales y delitos en sus alrededores, bajo el amparo de intensas batallas judiciales.

Los administradores de los dispensarios, sin embargo, tenían un as bajo la manga: en doce días casi duplicaron la cantidad de firmas necesarias para que el Secretario Municipal analice incluir en la boleta electoral de principios de 2013 una iniciativa que pide rechazar la ley.

La Procuraduría local insistió que esto sólo suspenderá la ordenanza hasta que se establezca otra acción del Concejo o de los votantes, y recalcó que si la División Electoral del Secretario Municipal concluye que las firmas válidas son insuficientes dicha norma entraría en vigor en la fecha prevista.

“Vamos a derrotar esta prohibición porque la gente lo quiere”, expresó ayer Don Duncan, representante en Los Ángeles de Americanos por Acceso Seguro (ASA). “La vasta mayoría apoya las regulaciones para que haya un acceso a la marihuana para uso médico”, subrayó.

Decenas de pacientes, propietarios de colectivos y partidarios del referendo festejaron este miércoles que, al menos por unos meses, se canceló el cierre de los dispensarios de marihuana.

“Esta ordenanza me hará volver a usar decenas de medicamentos que me causan problemas”, expresó Linda Liek, quien consume la hierba para sobrellevar un malestar físico. “No quiero buscar en las calles este medicamento, porque para mí es eso, una medicina, no una droga”, agregó.

Freddie Metcalf, quien dijo padecer una enfermedad que le afecta los pulmones, señaló que sólo el uso de la marihuana ha dado calidad a su vida. “No sé cómo sembrarla y no puedo pagar para que alguien lo haga por mí”, mencionó refiriéndose a la única concesión que otorga la ordenanza.

El ayuntamiento ahora tiene un plazo de hasta 30 días para rescindir la prohibición de la marihuana médica o bien convocar a una elección especial, que podría coincidir con las votaciones de marzo de 2013, cuando será seleccionado el próximo alcalde de Los Ángeles.

El concejal José Huízar, autor de la ley, advirtió a los colectivos ilegales, aquellos que operan sin estar registrados ante el Ayuntamiento, que no pueden cantar victoria. “La ley estatal es clara de que vender marihuana medicinal es ilegal. La acción de hoy [ayer] no cambia eso y no protege a los dueños de dispensarios de acciones judiciales si se involucran en actividades ilegales”, señaló.

La Policía de Los Ángeles, en efecto, no ha dejado de efectuar redadas en estas clínicas.

Los colectivos registrados coinciden en que es necesario meter en cintura a los ilegítimos, pero no limitando el acceso a la hierba en toda la ciudad. “Necesitamos una buena política, no prohibiciones estúpidas que empeoren el problema”, expresó Norma Schaffer, usuaria de la hierba.