Romney se presenta como opción al cambio

En su discurso se comprometió a crear empleos y ayudar a las familias trabajadorasPilar

TAMPA, Florida.- Mitt Romney aceptó anoche la nominación oficial de su partido a la Presidencia de los Estados Unidos y pronunció un discurso donde se presentó como la alternativa exitosa a una fallida presidencia de Barack Obama.

“La esperanza y el cambio tienen un gran atractivo”, dijo Romney refiriéndose a las promesas del Presidente Obama al elegirse en 2008. “Hay que preguntar si usted sintió una gran emoción cuando votó por Barak Obama, y si es así, por qué no la siente ahora?

El discurso de Romney culminó una noche en la que los oradores, desde amigos, familia, compañeros de negocios o atletas que lo conocieron cuando presidió las olimpíadas de invierno de 2002 en Salt Lake City, hablaron de él como persona, padre, amigo o como hombre de negocios.

Entre lo más destacado de la noche estuvo la presentación de un grupo de atletas olímpicos y el inspirador discurso de un medallista en patinaje de velocidad, Derek Parra, que emocionó a la audiencia, el mal guardado secreto de un discurso por parte del cineasta Clint Eastwood y los 15 minutos de gloria para el senador Marco Rubio, de Florida, a quien le tocó la tarea de presentar al nominado.

La noche contó además con un aparte latino, con un video en el que prácticamente todas las figuras latinas del partido republicano aparecieron junto con Mitt Romney apuntando que durante el gobierno del Presidente Obama los latinos han sufrido económicamente. Uno de los cinco hijos del candidato, Craig Romney habló brevemente en español, pidiendo a los latinos que dieran a su padre la oportunidad de demostrar “lo que ya logró en el resto de su vida”.

Rubio, quien demostró su ya reconocida habilidad oratoria, dedicó sus primeras frases a Cuba, la tierra de sus padres.

“Permítanme ahora que les hable de otro país que está a poca distancia de aquí, el país de mis padres Cuba, donde no hay libertad y por eso les pido que recen para que pronto la haya”, dijo Rubio, cuyos padres inmigraron en los años cincuenta por reunificación familiar antes de que Fidel Castro gobernara la isla.

Rubio concentró gran parte de su discurso en atacar al presidente Barack Obama

“En el gobierno de Barak Obama el único cambio es que ya casi no hay esperanza”, dijo Rubio, usando un juego de palabras con “hope” y “change”, parte del eslogan de Obama en 2008. “Pero con su gobierno millones están inseguros sobre el futuro y en vez de unirnos nos divide. El cambio y la esperanza se convirtieron en divide y vencerás”.

Rubio llamó a Obama “no un mal hombre, sino un mal presidente”.

El actor Clint Eastwood tuvo una aparición “sorpresa” o al menos no en el calendario, aunque desde ayer se había filtrado que hablaría en la convención. Durante varios minutos, Eastwood pareció improvisar una conversación con un Presidente Obama invisible, hablando con una silla que fue colocada en el escenario a su lado.

“Mr President..¿cómo hace para responder a las promesas que hizo en su campaña?”, dijo Eastwood que por momentos parecía olvidar el guión.

Romney por su parte tuvo uno de sus mejores momentos públicos al pronunciar un discurso efectivo en el que se concentró primero en conectar con la audiencia a un nivel personal y posteriormente, a ofrecer su filosofía general y sus promesas de reactivar la economía del país. Romney, usualmente un orador tieso e incómodo, se vió relajado y luego emocionado. La audiencia respondió con sonoro entusiasmo.

“Ahora es el momento de levantarse y decir, soy un estadounidense, hago mi propio destino, nos merecemos algo mejor, mis hijos se merecen algo mejor, mi familia se merece algo mejor, mi país se merece algo mejor”, apuntó.

“Quiero ser presidente para ayudar a crear un mejor futuro, un futuro donde todo el que quiera un trabajo puede encontrarlo, donde un anciano no tema por la seguridad de su retiro, donde cada padre sepa que su hijo tendrá una educación que lleve a un buen trabajo y un horizonte brillante”, agregó, culminando su discurso con una gran ovación y la caída de globos tradicional.

Romney y Ryan se despiden mañana con un rally en Florida y con más campaña en Florida y Ohio el día sábado. Los días posteriores a la convención deben registrar si Romney y su convención, en parte obscurecida por el paso del huracán Isaac, logran darle al candidato el impulso que necesita para ganar en Noviembre.