Cierran la brecha digital

Un proyecto busca llevar internet y banda ancha a zonas marginadas

Luis González, (der.) recibe clases de computación gratuitas en el Club Digital ubicado en Magnolia Place family Center.
Luis González, (der.) recibe clases de computación gratuitas en el Club Digital ubicado en Magnolia Place family Center.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Último de una serie

En el noroeste del Valle de San Fernando la nueva moda son los centros de computación: están por todas partes, son gratis y cualquiera que necesite acceso a una computadora puede utilizarlos.

Están en Sylmar, San Fernando y Pacoima. En menos de una milla y media, sobre el bulevar Van Nuys, hay cuatro.

En total son 14 centros que han abierto en los últimos seis meses, algunos ubicados a una distancia tan corta entre uno y otro que, si no haya una computadora disponible, fácilmente puede llegar a otro caminando.

Por ejemplo, en la biblioteca de la Escuela Charter Pacoima opera uno de estos centros de computación, el cual es principalmente utilizado por estudiantes aunque, como el resto de los centros, está abierto para el público en general. En frente, solo cruzando la calle, en el proyecto de vivienda pública San Fernando Gardens, hay otro con 16 computadoras más utilizado por personas adultas.

“Prefiero este porque me puedo concentrar mejor”, dice Héctor Montes, asiduo cliente del centro ubicado en Pacoima Plaza, quien el lunes pasado revisaba decenas de boletos de la Lotería de California en la internet. “Vivo a unas dos millas de aquí y vengo en mi bicicleta”.

Montes, su esposa y sus dos hijos comparten una vivienda en San Fernando con sus suegros. “Ahí no hay espacio para una computadora”, dice.

La meta es abrir 80 de estos centros a través del Condado de Los Angeles y, eventualmente, crear pequeñas áreas llamadas “Neiborhood Cloud” con conexión inalámbrica gratuita a banda ancha en la que participen los negocios locales.

Estos centros, operados por la organización no lucrativa Youth Policy Institute (YIP), con fondos del Programa de Oportunidades de Tecnología de Banda Ancha son parte de una iniciativa para “conectar” a un mayor número de residentes de bajos recursos y cerrar la brecha digital en el condado de Los Ángeles.

“Lo que buscamos es que la gente esté conectada y una vez que se familiaricen con el uso de las computadoras se les podrá ofrecer subscripciones a banda ancha por un precio tan bajo como $9.99… estamos trabajando con los proveedores”, dijo Rodríguez.

“Actualmente, en Pacoima hay ciertas áreas que no puedes recibir más de un giga porque no hay fibra óptica o cable que soporte más velocidad porque no existe la infraestructura, es injusto”, agregó.

En los centros los usuarios aprenden cómo usar la tecnología como un recurso para ser más independientes, desde cómo encontrar un restaurante, cambiar el aceite al auto o arreglar una computadora.

“Queremos que los padres no dependan de sus hijos en cuestión de tecnología, que sepan cómo usar el DVD player o cómo funciona el YouTube…una cosa te lleva a la otra”, explicó Matthew Llamas, coordinador del programa.

YIP es también la agencia principal que supervisa y administra el Consorcio Regional de Banda Ancha del Condado de Los Ángeles, un proyecto de 2.3 millones de dólares financiado por la Comisión de Servicios Públicos de Californa (CPUC) para promover la instalación de banda ancha en cinco vecindarios en comunidades de bajos recursos del condado para que sus residentes, eventualmente, tengan gratis acceso inalámbrico a internet.

El Senador Alex Padilla, quien representa a Pacoima en Sacramento y es miembro del Concejo de Banda Ancha de California, ayudó a asegurar los fondos para este proyecto.

Los negocios y las casas serán parte de una zona llamada “Neighborhood Cloud” para fin de año donde los residentes tendrán acceso gratis a la internet.

Este proyecto es diferente a las otras redes de WiFi que actualmente están operando en las grandes ciudades del país porque involucra conexión a la banda ancha existente para crear un “Neighborhood Cloud” donde cada uno de los puntos de acceso reconoce al otro permitiendo a los usuarios acceder a toda la red.

Una de esas zonas en las que el consorcio está trabajando es el distrito empresarial de Pacoima, que abarca principalmente 1.5 millas del bulevar Van Nuys –desde Laurel Canyon hasta Glenoaks. Ahí se pretende convencer a los negocios locales para que participen en el programa ofreciéndo Wi-Fi gratis a sus clientes.

Pacoima fue seleccionada como la zona en el Valle de San Fernando porque representa una de las comuniades de más bajos ingresos en la región, donde uno de cada cinco residentes vive en la pobreza.

La red de Wi-Fi ayudará estimular la economía, dijo Rodríguez. El consorcio busca tener a los negocios locales como socios en el proyecto.

Las otras zonas incluyen el bulevar Pacific, en Huntington Park; el parque Rosemead, en el Valle de San Gabriel; la Avenida Vermony, el Centro Oeste de Los Angeles, y el bulevard Gardena, en South Bay.

“Esta red de conexión inalámbrica facilita a la gente incorporar el uso de internet a sus experiencias diarias”, Diana Rodríguez, directora de Educación Tecnológica de YIP.

Los negocios que ya cuenten con internet recibirán el equipo necesario para ofecer conexión inalámbrica a sus clientes, mientras que no están conectados se podrán unir a la red por menos de $500.

La idea es atraer clientes a los negocios locales por el Wi-Fi gratis y convertirlos en clientes. Los negocios podrán ofrecer publicidad a través de la red.

La subregión identificada como West Side se enfocará en clases de computación, desarrollo laboral, educación y entrenamiento para personas de edad avanzada, mientras Gateway Cities en expandir la participación en banda ancha de los residentes ofreciéndoles información sobre las opciones de subscripción y comparación de precios, además de clases y talleres.

En el Valle de San Gabriel, el centro de computación hace énfasis en la instrucción en línea y educación para estudiants; la sub-región South Bay trabajará en la conexión Wi-Fi.