Pasajeros suben a tren de reclamos

El gobierno federal no ha ordenado que se restrinjan las horas de servicio, dijo José Ubaldo, representante del MTA

Pasajeros  suben a tren de reclamos
Griselda Perez-Mendez, miembro del sindicato de pasajeros, participa en la protesta.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

Miembros del Sindicato de Pasajeros de Los Ángeles se reunieron ayer frente a la oficina de campaña del Presidente Barack Obama en Crenshaw Boulevard, para exigir que el mandatario “aplique, restaure y expanda los derechos civiles”, especialmente entre aquellos afectados por la economía.

En la protesta participaron miembros y voluntarios adscritos al sindicato, además de personas de la comunidad, quienes se dieron cita para protestar por la disminución de horas de servicio de transporte por parte de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), en los últimos años, algo que consideran una violación a sus derechos civiles. Ellos exigían, además, que el presidente ordene al MTA que restauren dichas horas de servicio, la cuales son de aproximadamente un millón.

“Estamos aquí, básicamente, para mandarle un mensaje al presidente Obama, ya que él esta hablando de querer el voto latino pero no está hablando sobre derechos civiles”, dijo Rosa Miranda, miembro del sindicato quien vive en Westlake. “Queremos que él sea el campeón en aplicar los derechos civiles aquí en Los Ángeles pero también queremos que obligue a la MTA a que restaure ese millón de horas de servicio”.

Añadió Miranda que las paradas de autobuses se han convertido en lugares de protesta ya que la menor cantidad de unidades de transporte ocasiona la aglomeración de hasta 35 personas en el lugar. Rechazó también el argumento de la MTA sobre la frecuencia de los autobuses, especialmente en horas de la noche, hora en que muchos pasajeros se han visto en la necesidad de tomar taxis.

“El gobierno federal no ha ordenado que se restrinjan las horas de servicio”, dijo José Ubaldo, representante de comunicaciones para el MTA “Los recortes se han hecho de acuerdo a la ley. Hemos llevado a cabo mejoras al servicio para reacomodar los autobuses donde se usen menos hacia las líneas con mayor demanda”.

La manifestación se llevó a cabo en vísperas del discurso que dará el presidente para aceptar la nominación como candidato en las próximas elecciones de noviembre. La misma es parte de una campaña nacional que hace un llamado al presidente para que haga valer los derechos de los ciudadanos, tales como los jóvenes indocumentados y pérdida de hogares por causa de las ejecuciones hipotecarias.

Entonando cantos y portando pancartas, los participantes señalaron su decepción por el apoyo dado al presidente por parte de la comunidades minoritarias ya que, según ellos, sus derechos no se han respetado en los últimos cuatro años. Un ejemplo de ello, dicen, es el servicio que les permite trasladarse a sus lugares de trabajo, estudio o donde reciben tratamiento médico.

“Yo soy una persona que usa mucho el bus”, dijo Vicenta Pérez, quien vive en Los Ángeles y usa el sistema de transporte para trasladarse a su lugar de trabajo en Santa Mónica. “No tenemos ninguna respuesta de por qué nos han quitado tantos servicios de buses que nos llevaban al trabajo y no es justo porque somos unas personas que estamos ayudando a la ciudad económicamente”.

Los miembros del sindicato señalaron que la disminución de las horas de servicio no solo repercute en la comunidad sino también en los trabajadores del MTA. Añadieron también que, una vez que estos trabajadores son privados de su medio de sustento, no pueden encontrar otro trabajo por carecer de las herramientas y destrezas necesarias para participar del mercado laboral.