Se agrava la crisis en Siria: diplomático

Lakhdar Brahimi llega a Damasco, se teme que la lucha se alargue indefinidamente

Se agrava la crisis en Siria: diplomático
Soldados del Ejército Libre de Siria -el principal grupo de oposición al Gobierno de Assad- tomaban sus posiciones ayer, en Alepo.
Foto: AP

BEIRUT, Líbano.- El mediador y diplomático al que se encomendó buscar el fin de la guerra civil en Siria dijo que el conflicto se está agravando. Hizo esta observación ayer, el mismo día de su llegada por primera vez a este país desde que asumió una responsabilidad que había descrito como “casi imposible”.

Lakhdar Brahimi, el enviado de la ONU y la Liga Árabe, tiene previsto entrevistarse hoy con el presidente Bashar Assad; también lo hará con integrantes de la oposición siria.

“Hemos venido a Siria para sostener consultas con nuestros hermanos sirios”, señaló Brahimi a su llegada al aeropuerto en Damasco.

Brahimi reemplazó a Kofi Annan, quien dejó el cargo en agosto disgustado por el fracaso de sus esfuerzos tendentes a contener el conflicto, el cual comenzó en marzo de 2011. Diversos activistas calculan que unas 23 mil personas han muerto a causa del derramamiento de sangre.

La visita tiene lugar en momentos en que la violencia convulsiona la ciudad más grande del país, Alepo, y las afueras de la capital, Damasco. Según activistas, las fuerzas del régimen han atacado la urbe con obuses y se han enfrentado a los rebeldes en las afueras de Damasco.

Ambas ciudades eran consideradas antes inmunes a la violencia que afectaba otras partes de Siria, pero fueron alcanzadas por la lucha debido a que los rebeldes intentan atacar símbolos del poder de Assad.

Aunque el régimen posee mejor armamento que los rebeldes, el Gobierno no ha logrado aplastar la rebelión. Los insurgentes por su parte no han logrado derrocar al régimen, con el subsecuente estancamiento en la lucha, que muchos temen pueda prolongarse indefinidamente.

Debido a la violencia, la comunidad internacional ha aislado al Gobierno de Assad, pero este recibe apoyo de Irán, China y Rusia.

Brahimi se reunió ayer con Mohammad Riza Shibani, el embajador iraní en Siria, encuentro que el diplomático describió como “bueno y fructífero”.

También conversó con el ministro del Exterior, Walid al-Moallem, quien destacó que cualquier iniciativa debe “concentrarse en el interés del pueblo sirio”, según la agencia noticiosa estatal SANA.

Igualmente el jueves, el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, dijo que el régimen de Assad está “condenado” y no debería permitírsele sobrevivir tras los crímenes que ha cometido contra su pueblo. Agregó que la única forma de avanzar es una transición en el poder.