Regreso a clases sería muy pronto

Este permitiría que unos 350,000 alumnos vuelvan a las aulas el lunes

Algunos padres de familia llevaban a sus niños a clases el pasado lunes en Chicago, Illinois, donde algunas escuelas son autónomas y no tienen docentes afiliados al Sindicato de Maestros de Chicago.
Algunos padres de familia llevaban a sus niños a clases el pasado lunes en Chicago, Illinois, donde algunas escuelas son autónomas y no tienen docentes afiliados al Sindicato de Maestros de Chicago.
Foto: AP

CHICAGO, Illinois (EFE).- Los maestros de escuelas públicas de Chicago alcanzaron ayer un principio de acuerdo con las autoridades locales que permitirá que el lunes unos 350 mil alumnos vuelvan a los colegios tras la primera huelga en el sistema de educación pública de esta ciudad en 25 años.

Así lo confirmó el presidente de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS), David Vitale, al término de las negociaciones de un acuerdo que el fin de semana será sometido a la aprobación del Consejo de Delegados del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU).

“Mi mensaje a los padres es que se preparen para que sus hijos vuelvan a las aulas el lunes”, dijo Vitale en una rueda de prensa con el sindicato, que cuenta con unos 25 mil miembros.

“Tengo el placer de anunciar que hemos llegado a un principio de acuerdo que comprende todos los puntos en discusión”, agregó sin entrar en detalles.

Por su parte, Robert Bloch, abogado del sindicato, dijo que durante el fin de semana se finalizarán los detalles de este principio de acuerdo que los delegados previsiblemente aprobarán el domingo.

“Con el voto de los delegados suspenderemos la huelga iniciada hace cinco días y los estudiantes podrán regresar a clase el lunes”, señaló.

Bloch dijo que la junta respondió favorablemente a las últimas propuestas del sindicato, pero no ofreció detalles concretos de los términos del acuerdo.

Según la última propuesta divulgada por la junta de educación, los maestros recibirían un aumento salarial promedio del 16& en los próximos tres años, con el compromiso de que se respetarán el convenio aunque falten fondos para cubrir el presupuesto.

En esa última propuesta también se solucionaban otros temas que habían dificultado el acuerdo, como las políticas de evaluación de maestros y de recontratación de aquellos despedidos por cierres y reformas de escuelas.

El sistema de educación pública de Chicago tiene 400 mil alumnos, de los cuales solamente 50 mil tuvieron clases esta semana porque sus escuelas son autónomas y no tienen docentes afiliados al CTU.