Corte falla en favor de hijos de residentes

Una corte federal falló que los hijos de residentes que cumplan 21 años no perderán su lugar en la fila para resolver su caso
Corte falla en favor de hijos de residentes
La decisión apoya la ayuda otorgada por el Congreso en el 2002, cuando aprobó el Acta de Protección del Estatus de los Niños, en la que se preservaba la fecha original de la aplicación.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

SAN FRANCISCO.- Una corte federal de apelaciones decidió el miércoles que los oficiales de inmigración deben dar prioridad a miles de solicitantes de residencia permanente que perdieron su lugar en la fila, cuando cumplieron 21 años de edad.

En una decisión dividida, el Noveno Circuito de Apelaciones, dijo que el Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) determinó de manera errónea que los solicitantes dejaban de ser elegibles al cumplir 21 años, a las visas especiales que se otorgan a los hijos de los residentes permanentes.

El Servicio de Inmigración dijo entonces que los niños que pasaron la edad durante el tiempo de espera, habían perdido su sitio en la línea, incluso si los padres habían hecho la solicitud con varios años de antelación.

Bajo las leyes de inmigración, las personas de 21 años en adelante, no pueden inmigrar a Estados Unidos, junto a sus padres que son residentes permanentes.

La corte determinó 6 votos contra 5, asegurando que los solicitantes deben mantener su fecha de “prioridad” establecida cuando sus padres hicieron la solicitud para una visa derivada para sus hijos.

La decisión apoya la ayuda otorgada por el Congreso en el 2002, cuando aprobó el Acta de Protección del Estatus de los Niños, en la que se preservaba la fecha original de la aplicación.

“Hemos concluído que en lenguaje llano de la Corte de Apelaciones sin ambiguedades otorga la conversión automática y retiene la fecha de prioridad de los beneficiarios derivados”, dijo la juez Mary Murguia, a nombre de la mayoría de los magistrados.

La corte determinó que los oficiales de inmigración estuvieron equivocados al forzar a muchos de estos solicitantes a llenar nuevas aplicaciones para residencia, poniéndolos al último de la fila. La decisión requiere que los oficiales de inmigración consideren la fecha de la solicitud original en la aplicación de residencia permanente.