Carmagedón II: tráfico bajo control

La demolición del puente avanza conforme a lo programado
Carmagedón II: tráfico bajo control
Las cuadrillas utilizaron maquinaria pesada para demoler el puente Mullholand, el cual será ampliado y reforzado.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Las cuadrillas trabajaron de acuerdo a lo programado y el impacto sobre la carretera 405 y las áreas cercanas, fue mínimo en el primer día del llamado Carmagedón II, una secuela del cierre del año pasado, de un tramo de esta carretera, considerada como una de las más congestionadas del país.

La demolición del segmento central del puente Mulholland sobre la carretera 405 se completó durante la tarde del sábado, de acuerdo a Rick Jagger, de la Autoridad de Transporte Metropolitano de Los Ángeles.

Las cuadrillas usaron maquinaria pesada para romper los tres segmentos centrales del puente e inmediatamente recogieron las cientos de toneladas de escombros que generó el derrumbe.

El puente y sus pilares, eventualmente serán reemplazados para poder ampliar la carretera, y dar paso a las nuevas líneas de carpool, o viajes compartidos.

El tráfico se congestionó a lo largo de unas 10 millas con dirección al norte, en su paso por Sepulveda, el cual estará cerrado hasta el lunes por la mañana. Seis carriles de tráfico fueron enviados hacia rampas de un solo carril hacia el este y oeste de la carretera interestatal número 10. Algunas calles cercanas a esa zona también registraron fuerte congestionamiento.

A medida que la temperatura iba subiendo, y llegando a los 90 grados, algunos residentes de las zonas interiores, aparentemente no pudieron resistir la tentación de dirigirse hacia las playas.

En términos generales, de acuerdo a las autoridades, los retrasos no fueron tan dramáticos como se esperaban, ya que la mayoría de los conductores prefirieron mantenerse alejados de esa zona.

Durante varias semanas los angelinos fueron advertidos de que evitaran la zona oeste de Los Ángeles, ya que si no lo hacían, toda la ciudad podría sumergirse en un terrible embotellamiento. Pero más allá de las tácticas de infundir un poco de temor, los oficiales de tránsito han pedido a los residentes del sur de California que se mantengan lejos de la zona y disfruten de sus propios vecindarios, que caminen, monten en bicicleta o que utilicen las calles cercanas.

Durante un cierre similar que se llevó a cabo el año pasado, los conductores se mantuvieron lejos de la zona, por lo que el cierre y su impacto, fue considerado como todo un éxito, por lo que los trabajadores pudieron terminar esa etapa antes de lo programado.

Esta vez el contratista encara multas muy severas si el trabajo no está concluído en 53 horas. La multa es de 6,000 dólares por carril, por cada 10 minutos que se retrase la obra.

“Las 53 horas se han puesto comoen un libreto, y nosotros sólo estamos siguiendo las instrucciones”, dijo K.N. Murthy, de la Autoridad del Transporte Metropolitano.

En la sección del 405 que fue cerrada, transitan alrededor de 250,000 autos por día en un fin de semana normal. Oficiales de Caltrans dijeron que para que el Carmagedón II fuera un éxito, por lo menos dos terceras partes de los automovilistas tendrían que no transitar este día.