Médicos testifican en caso de niños robados en España

Varios médicos comparecieron hoy ante un juez en Madrid para declarar en el caso contra la monja española María Gómez Valbuena, la primera imputada en España por el robo de niños durante el franquismo
Médicos testifican en caso de niños robados en España
Seis testigos, en su mayoría médicos, comparecieron hoy ante un juez en Madrid dentro del caso que investiga a la monja española María Gómez Valbuena, "sor María", por el presunto robo de una niña en una clínica de la capital en 1982.
Foto: AP

Madrid – Seis testigos, en su mayoría médicos, comparecieron hoy ante un juez en Madrid dentro del caso que investiga a la monja española María Gómez Valbuena, “sor María”, por el presunto robo de una niña en una clínica de la capital en 1982.

Mientras declaraban los testigos, un grupo de madres de la asociación SOS Bebés Robados Madrid se concentró a las puertas de los juzgados portando carteles con corazones rotos para pedir a la justicia que aclare dónde están sus hijos.

La monja María Gómez Valbuena, que tiene cerca de 80 años y vive en un convento en Madrid, es la primera persona imputada en España por el robo de niños durante el franquismo y los primeros años de la democracia, un caso que generó una gran conmoción social mientras se investigan otros similares en distintas provincias españolas.

Entre los llamados a declarar hoy se encontraban la responsable administrativa de la clínica Santa Cristina, donde supuestamente ocurrió el robo, María Antonia García Alonso, así como los doctores Jesús Romero, Manuel Romero-Girón Castellón, María Teresa Freire, Ángel Menéndez y María del Sol Jesús Martín Romero.

Los testigos declaran a petición del abogado de María Luisa Torres, la mujer que denunció el robo de su hija recién nacida en marzo de 1982, así como del letrado de “sor María”.

Ambas partes esperan que los comparecientes aclaren qué pasó desde que María Luisa Torres entró en el hospital y dio a luz.

El pasado mes de abril, Torres ratificó ante el juez que la religiosa le dijo que le quitaba el bebé “por adúltera”, ya que el padre de la criatura no era su marido.

“Sor María”, imputada por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público, se acogió entonces a su derecho a no declarar ante el juez, aunque, en una carta abierta a los medios de comunicación, rechazó las acusaciones y dijo que le “repugnaba” separar a un recién nacido de su madre.

La portavoz de la Asociación SOS Bebés Robados Madrid, María Cruz Rodrigo, expresó su deseo de que los testigos aporten alguna pista que sirva a los jueces para seguir adelante con la investigación.

Rodrigo señaló que “sor María” es “una pieza del engranaje” y se mostró convencida de que hay mucha gente implicada en una trama que se dedicaba al robo de bebés.

“Queremos saber dónde están nuestros hijos”, subrayó la representante de la asociación.

Ayer, la Audiencia Provincial de Madrid reabrió otro caso de un niño robado que había sido archivado por un juzgado de instrucción, y que se remonta a 1978, en el que también podría estar implicada “sor María”.