Editorial: Exigimos justicia para Noel Polanco

Sigue a La Opinión en Facebook

Un supuesto gesto sospechoso lo convirtió en la víctima fatal de un policía.

Latinos y afroamericanos en la ciudad, y alrededor del país, saben bien como pasan las cosas: la policía dispara innecesaria y excesivamente, luego culpan a la víctima. Esta violencia hace añicos los sueños de familias enteras.

Noel Polanco, un guardia nacional de 22 años, es una víctima reciente de este injusto patrón de comportamiento. La semana pasada, Polanco fue detenido por un policía mientras manejaba por una autopista en Queens y luego baleado por el detective Hassan Hamdy. Según reportes de prensa, la ciudad de Nueva York ha pagado no una, sino dos veces por demandas de violación de derechos civiles que involucran a Hamdy.

Nos preguntamos: ¿Cómo es que un incidente de tránsito resulta en la muerte de un joven que soñaba con convertirse en agente de policía?

Exigimos que la muerte de Polanco sea tratada con el mismo nivel de atención, furor y responsabilidad que se usa cuando la víctima es un policía. La vida de Noel cuenta. Y también la confianza de miles de jóvenes latinos y afroamericanos que crecen sabiéndose presas constantes de policías que pueden pararlos y requisarlos injustificadamente, y asimismo dispararles sin que hayan consecuencias.

En los años 90, la noticia de la muerte de Polanco hubiese terminado en manifestaciones masivas. Organizaciones como el Congreso Nacional de los Derechos de Puertorriqueños, Alianza Dominicana, el Comité contra la Violencia hacia los Asiáticos y el Movimiento Comunitario Malcolm X ya habrían tomado las calles en protesta. Esto habla de la importancia de apoyar a activistas y mantener organizaciones que demanden reformas y justicia.

Todos debemos seguir con detenimiento el caso de Polanco, especialmente en la Oficina de la Fiscalía de Queens, una agencia crítica para lograr que la Policía realice cambios que ayuden a mejorar su relación con las comunidades. Tenemos que deshacernos de agentes que no deben cargar un arma – antes de que nuestras comunidades se vean forzadas a enterrar a otro de sus miembros.

Alrededor de la web