Partido de ‘locos’ y triunfo del Arsenal

Remontan cuatro goles y ganan 7-5 al Reading en la Copa de la Liga

Partido de ‘locos’ y triunfo del Arsenal
Theo Walcott (14) escapa de la marcación de los hombres del Reading para anotar el primer gol de Arsenal e iniciar su mítica remontada.
Foto: AP

LONDRES, (EFE).— Arsenal vivió una jornada de infarto en octavos de final de la Copa de la Liga y se clasificó a cuartos tras un partido épico ante el Reading, que no supo manejar un 4-0 a favor y acabó perdiendo en la prórroga 5-7.

El conjunto de Arsene Wenger estuvo a punto de sufrir un buen susto ante un equipo que lucha por mantenerse en la Premier. El técnico francés decidió prescindir de piezas clave como Santiago Cazorla y Mikel Arteta, que no fueron convocados para dar minutos a Andrey Arshavin.

A punto estuvo de salirle mal la jugada a Wenger, que al final del primer tiempo vio como su equipo perdía 4-1. Sin embargo, la reacción llegó en el segundo, en el que dos goles de Koscielny y Walcott en los minutos 89 y 90, mandaron al partido a la prórroga.

En ella, la locura se desató y Marouane Chamakh hizo el 4-5, Pavel Pogrebnyak empató en el 116′ y Walcott, en el 120′, y de nuevo Chamakh evitaron los penales en un partido que pasará a la historia.

Una de las sorpresas de la jornada la sufrió el Southampton, que continuó su tendencia negativa de la Liga Premier, en la que lucha por no descender. Su marcha errática de este año se amplió con la derrota frente al Leeds United, que, pese a jugar en la segunda división, ganó 3-0 a un rival teóricamente superior.

El Wigan de Roberto Martínez también sufrió en una competición en la que pasa cualquier cosa. El Bradford, de tercera división, eliminó en los penales al conjunto del técnico español tras un 0-0.

El otro resultado llamativo del día perjudicó al Sunderland, que perdió 0-1 con el Middlesbrough, un equipo que participa en la segunda categoría. Un tanto de McDonaldsen el minuto 39 bastó al “Boro” para pasar avanzar.

Mientras, el Aston Villa sufrió para eliminar al Swidon Town, un club tercera que, tras lograr empatar un 0-2, vio como Christian Benteke, en el minuto noventa, se encargó de acabar con el sueño del conjunto que dirige Paolo Di Canio.