¿Sufres de ‘nomophobia’?

Muchos padecen de temor y ansiedad ante la posibilidad de perder su teléfono móvil

¿Sufres de ‘nomophobia’?
Quienes padecen de 'nomophobia' no se separan en ningún momento del aparato.
Foto: La Opinión - Archivo

Pedro F. Frisneda El Diario/La Prensa

NUEVA YORK — ¿Es usted de los que se paralizan del miedo y la preocupación con el solo hecho de pensar que puede perder su teléfono celular en cualquier momento?

¿Se le acelera el corazón, le sudan las manos y siente ansiedad cuando no encuentra su móvil por ningún lado o no lo tiene a su alcance?

¿Chequea su celular cada minuto para ver si tiene una llamada perdida, recibió un mensaje de texto o correo electrónico?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es sí, usted podría estar sufriendo de ‘nomophobia’. Pero no se preocupe, porque no está solo.

La ‘nomophobia’ (‘no-mobile-phone-phobia’), o lo que en español sería: la fobia de no tener teléfono celular, es un término utilizado por expertos para definir una condición psicológica que va en aumento en la sociedad moderna: se estima que un tercio de la población la padece.

“No es un diagnóstico de un desorden clínico, pero es un concepto que investigadores crearon para explicar el temor común que mucha gente tiene de perder su teléfonos celulares”, explica la doctora Elizabeth Waterman, psicóloga del Morningside Recovery Center en California, que fundó el primer grupo de recuperación para pacientes que sufren de este problema.

“Es una fobia específica de perder el móvil, lo que significa perder el contacto con otra gente, con el resto del mundo, y de no obtener información de la manera que se está acostumbrado. Mucha gente está reportando niveles cada vez más altos de este tipo de miedo”, agrega la psicóloga.

De acuerdo con un estudio realizado en Inglaterra por la compañía SecurEnvoy, la ‘nomophobia’ es un fenómeno que va en aumento en todo el mundo. Un sondeo realizado por esa empresa entre 1,000 personas reveló que el 66% de ellas tenían angustia o un miedo significativo de perder su celular, en comparación con el 53% de hace cuatro años.

“Hemos visto un incremento del 13% desde 2008 en el número de personas reportando este tipo de ansiedad y miedo”, aclara Waterman.

“Si la persona eventualmente pierde el celular se pone frenética y para cualquier cosa que está haciendo para ir a buscar otro teléfono o vuelca la casa ‘patas arriba’ para encontrarlo”, señala la especialista en adicciones.

“También se vuelven irritables y molestos al no poder comunicarse con otros o al no poder obtener la información que necesitan”, agrega la entrevistada.

Al lado del aparato

La ‘nomophobia’ no sólo se refiere al temor de perder el teléfono. También incluye a aquellas personas que no se separan en ningún momento de su aparato y que lo están chequeando constantemente y en cualquier lugar.

“Es una clase de adicción hacia el teléfono. Muchas personas lo chequean hasta 34 veces al día”, dice Waterman.

Lo peor del caso es que en estos tiempos modernos, en que muchos ya no tienen líneas telefónicas fijas en casa y dependen de sus celulares para mantenerse conectados e informados, los expertos creen que en el futuro la situación puede empeorar. A esto se le suma la aparición de nueva tecnología, como el reciente lanzamiento del iPhone 5 de Apple.

El proceso de recuperación

Para ayudar a los que sufren de ‘nomophobia’, los expertos utilizamos un tipo de tratamiento que es similar al usado para tratar otras fobias.

“Usamos un método que llamamos ‘exposición con prevención de respuesta’. Lo que hacemos es exponer a la persona a lo que más le teme y observamos su respuesta”, indica Waterman, quien explica que por regla, a las personas que están en su programa de tratamiento se les quita el celular por 10 días cuando ingresan al centro.

“No le regresamos el teléfono, sin importar qué tan ansiosos se sientan, y le enseñamos a usar diferentes habilidades para afrontar el miedo, controlar su ansiedad y cambiar sus pensamientos catastróficos por pensamientos más positivos”, concluye Waterman.

A tener en cuenta

Esté alerta a estos síntomas:

* Chequear o mirar el celular a cada minuto y de manera obsesiva, para ver si alguien llamó, envió un mensaje de texto o un email.

* Sacar el móvil y usarlo en lugares inapropiados como el baño, reuniones, cenas o durante la misa. No tener límites para usar el teléfono y no querer ponerlo a un lado en ningún momento.

*Nunca apagar el teléfono por miedo a que van a perder una llamada, y siempre estar chequeándo para asegurarse de que su teléfono esté al alcance de la mano o que la batería está cargada.

*Sentir ansiedad y pánico cuando piensan que van a perder su teléfono. Temblar, sudar o buscar el móvil de manera desesperada.

Tips de prevención

Para no caer en la ‘nomophobia’…

* Se debe establecer un tiempo determinado durante el día en que nos comprometamos a no usar nuestro teléfono, por ejemplo, cuando la familia tiene cena junta.

* La persona puede comprometerse a apagar el teléfono y no chequearlo mientras está en un bar, un restaurante o cuando está haciendo ejercicios.

* Si presentan ansiedad cuando el teléfono está apagado y no lo están chequeando, se sugiere escribir sus pensamientos y sustituirlos con pensamientos más positivos de que todo va a estar bien, que su familia está segura y que el mundo no va a dejar de girar si no chequean el teléfono.

* Puede pedir a su pareja o ualquier otra persona que se lleve el teléfono por ellos, que lo apague y que los mantenga alejado de ellos sin importar lo que sea.

* Si pierde el teléfono debe hablar con alguien cercano, debe terminar sus labores del día y no hacer de la búsqueda del celular su prioridad.

* Si el celular se está interponiendo en el medio de tu relación, quizás es tiempo de guardarlo por un tiempo.